Noruega

Noruega y sus fiordos

En junio, julio y agosto, los días son largos y las noches cortas o incluso inexistentes al norte del Círculo polar ártico. Allí puedes admirar el famoso sol de medianoche. Durante el verano noruego, el clima suele ser bastante estable, y las temperaturas son agradables, tanto en la costa como en el interior. En mi viaje a Noruega en agosto de 2017 pude disfrutar de los lindo de este maravilloso país. Noruega y sus fiordos me esperan.

Mirador de Preikestolen

Tan pronto como el verano se apodera de Noruega, normalmente a finales de mayo o principios de junio, puedes ver a los lugareños disfrutar del aire libre y del sol tras un largo y frío invierno, haciendo barbacoas en los parques o en la playa y, sobre todo, siendo felices. Y a medida que suben las temperaturas, la gente también gana en calidez.

Las temperaturas en verano pueden alcanzar los 25 o 30 grados centígrados, y apenas hay algo de humedad en el ambiente. Hasta las noches son normalmente cálidas y la temperatura del agua en el mar y en los muchos lagos, tanto en bosques como en zonas de interior, supera habitualmente los 18 grados centígrados, haciendo de la natación un popular pasatiempo.

Desde finales de junio a principios de agosto, no llega a hacerse de noche por completo en ninguna parte del país. Pero si realmente quieres admirar el sol de medianoche, debes viajar al norte de Noruega. Cuanto más al norte te desplaces, más noches de sol de medianoche podrás disfrutar. Haz como los de aquí: sal a hacer kayak, senderismo, o de pesca en mitad de la noche, o ve a alguno de los mejores lugares para admirar el fenómeno en toda su plenitud. Vamos a ver Noruega y sus fiordos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.