Noruega

El espectacular paisaje de los fiordos en Noruega se creó mediante una sucesión de glaciaciones y no ha variado mucho desde las épocas de los primeros asentamientos humanos. Prácticamente allá donde uno va, puede acceder a los brazos de algún fiordo o a alguna cascada. Este característico paisaje del oeste del país ha sido reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. En la Noruega de los fiordos encontrarás todos los contrastes, desde arrecifes solitarios hasta algunas de las ciudades más grandes del país. Un corto viaje por carretera es lo único necesario para pasar del ambiente urbano a la tranquilidad del campo o la naturaleza salvaje. Cerca de cada fiordo encontrarás pequeños pueblos y aldeas que poseen sus propias especialidades culinarias. Estas tradiciones locales reflejan qué ingredientes era posible cultivar en cada zona. Muchos de los fértiles valles de la región son perfectos para el cultivo de frutas como manzanas, peras, cerezas y fresas. Carne de caza, pescado u ovejas criadas en la zona forman la base de la gastronomía en la zona. Puedes viajar desde los pequeños pueblos del interior de los fiordos hasta la lejana costa oeste, con sus islas, arrecifes y cabañas de pescadores. O, si lo prefieres, puedes comenzar tu viaje en Bergen y tomar el tren hacia las montañas, o bien un barco hacia el norte, siguiendo la ruta del Ártico a lo largo de la costa. Los fiordos del oeste de Noruega son también un sitio perfecto para la práctica de los deportes de agua salada. Salir a pescar, hacer kayak, bucear o simplemente ir de camping son planes para los que encontrarás numerosos recovecos y ensenadas. No te fíes de sus aguas en calma: un montón de aventuras y sorpresas te esperan aquí.

  • Noruega

    Noruega y sus fiordos

    En junio, julio y agosto, los días son largos y las noches cortas o incluso inexistentes al norte del Círculo Polar Ártico. Allí puedes admirar el famoso sol de medianoche.…