Noruega

Ørnesvingen y Trollstigen, dos espectaculares miradores

Lunes, 21 de agosto de 2019

Si en la anterior entrada os relato la visita a los miradores de Stegastein y Utsikten, que se ubican en dos brazos opuestos del fiordo de los Sueños, hoy os tengo que contar la subida a otros dos miradores, Ørnesvingen y Trollstigen, más espectaculares si cabe (para mi gusto) que los de la jornada anterior. Están muy cerquita el uno del otro y de muy fácil acceso desde la región del fiordo de Geiranger. Tengo que decir que de las tres zonas en las que he estado hasta el momento, se podrían hacer tres viajes distintos de una semana en cada una de las tres regiones. Hay tanto que ver en este maravilloso país…

De nuevo el día amanece nublado. Siempre digo que estas maravillas con el cielo azul son todavía el doble de espectaculares. Pero no hay que agobiarse. Estos paisajes sobresalen igualmente entre las nubes. Y aquí el tiempo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Tomo un buen desayuno en el hotel. Las vistas desde el Hotel Utsikten son inmejorables. La verdad que da pena no compartir con alguien estas imágenes. Algún día volveré acompañado.

Mirador de Ørnesvingen

Emprendo la marcha hacia los miradores de Ørnesvingen y Trollstigen. Separados por 60 kilómetros y un fiordo, y que se unen por una carretera que sacó del aislamiento al pueblo de Geiranger. Porque ya he cambiado de zona, me he venido más al norte, «cerca» de Ålesund, al mítico fiordo de Geiranger, Patrimonio de la Humanidad. Y os voy a relatar la visita a estos dos espectaculares miradores, puntos de vista (como se dice en inglés) que os dejarán boquiabiertos, como me ha ocurrido a mí. El mirador de Ørnesvingen (también llamado «eagle road» -camino del águila-) es el nombre dado a la plataforma más escarpada del lado de la montaña de Geiranger hacia Eidsdal, en la carretera 63. El camino se balancea por 11 curvas de horquilla encima del Geirangerfjord y el punto más alto de la extensión, es de 620 metros.

La carretera número 63 fue oficialmente abierta el 15 de septiembre de 1955 y dio acceso desde el norte con vehículos al pueblo de Geiranger durante casi todo el año. El camino era una atracción a partir del primer día. Se llamó Camino del Águila porque este terreno había sido tradicionalmente el dominio de un gran número de esas hermosas aves depredadoras. Desde este atractivo lugar se puede observar perfectamente la localidad de Geiranger, apenas 230 habitantes en invierno. Y sacudida por cerca de 10.000 personas que descienden desde los cruceros o los autobuses a diario en verano. También hay excelentes vistas del fiordo de Geiranger, la cascada de las Siete Hermanas y la granja Knivsflå.

Unas vistas impresionantes

El mirador, después de varias mejoras, fue inaugurado definitivamente el 21 de junio de 2006. Tiene un 10% de inclinación en su lado más escarpado. Siendo una prueba de fuego tanto para conductores como para vehículos en los meses de invierno. Distintas empresas de transporte público y privado usan esta carretera como un campo de pruebas para mejorar las capacidades de adherencia al suelo de sus vehículos en condiciones de invierno. La longitud del vehículo más larga permitida es de 15 metros.

Mirador de Ørnesvingen

Sin duda alguna lo mejor es poner el vídeo que he hecho. Por mucho que escriba si no ves esta pequeña peli, no te haces una idea de lo que cuento. Espero que te guste. Y si es así, dale a me gusta. Por supuesto, si quieres seguirme, lo mejor es que te suscribas al canal. Gracias. Ørnesvingen y Trollstigen.

Cambiamos de destino

Avanzo por la carretera 63, si, carretera. En Noruega los ferrys atraviesan los fiordos de una orilla a la otra y la carretera se sigue llamando igual en una línea imaginaria trazada en el agua. Aquí tengo que embarcar en Eidslal y desembarcar en Linge. Lo bueno es que, como es la única posibilidad de ir de un sitio a otro, la frecuencia de las embarcaciones es alta. Podéis mirar los horario en este enlace.

Cruzo el fiordo Storfjord (en noruego, Storfjorden, literalmente «fiordo grande») que es un importante e intrincado fiordo de Noruega localizado en la costa occidental de la península escandinava, en la región de Sunnmøre. El paisaje alrededor de Storfjorden es el típico de la Noruega occidental. En su desembocadura, el fiordo está rodeado por islas con montañas que alcanzan 500-800 msnm y que cuanto más al este, más altas son. En Tafjord y Geiranger las montañas ascienden hasta los 1500-1800 msnm. La mayor parte del Storfjorden tiene unas orillas que son característicamente inclinadas o muy inclinadas. Interrumpidas por varios valles suaves que se extienden hasta 30 km tierra adentro. De esta manera, el sistema del Storfjord es, junto con el sistema de Nordfjord, Sognefjord y Hardangerfjord, los principales ejemplos de la típica costa occidental muy alabados por los visitantes.

A unos sesenta kilómetros de Ørnesvingen llego a un lugar asombroso, una ruta famosa en toda Noruega: Trollstigen (la escalera del trol), una atracción turística muy visitada, debido a su empinada inclinación del 9% y once curvas de 180º, en la ladera de la montaña. Ørnesvingen y Trollstigen.

Ørnesvingen y Trollstigen

Mirador de Trollstigen

Trollstigen, la carretera, se inauguró el 31 de julio de 1936, por el rey Haakon VII tras ocho años de construcción. Es estrecha y con pocos lugares donde los coches se pueden cruzar, aunque el camino se ha ensanchado en los últimos años. En lo más alto hay un gran aparcamiento, desde donde tras andar cinco minutos se llega a un mirador.

En ese mirador se tienen unas buenas vistas de la carretera con sus curvas, y de la cascada Stigfossen. Stigfossen cae unos 320 metros por la ladera de la montaña. En esta imagen se puede ver desde arriba.

Ørnesvingen y Trollstigen

Trollstigen se cierra durante los meses de otoño e invierno. Un año normal se abre desde mediados de mayo a octubre, pero puede abrirse o cerrarse antes dependiendo de las condiciones meteorológicas. En el verano de 2005 la carretera fue reparada y se gastaron alrededor de 16 millones de NOK (coronas noruegas) -más de 1.600 millones de euros- en protecciones contra los desprendimientos de rocas. En estas dos imágenes se puede apreciar la distancia desde el mirador a la carretera del fondo del valle. Estoy señalando con el dedo el mirador donde me han hecho la foto.

Pero dejémonos de tanto relato y vayamos a la peli de este otro mirados. Que un vídeo vale más que mil palabras y, sobre todo, en Noruega.

De regreso a Geiranger

De regreso a Geiranger me detengo en un lugar que vi a la ida. Es Gudbrandsjuvet. Un paraje impresionante. Gudbrandsjuvet es un barranco estrecho de 5 metros y 20 a 25 metros de altura a través del cual se fuerza el río Valldøla. El barranco es fácilmente accesible desde la ruta principal 63 entre Valldal y Trollstigen. Las aguas han formado un complejo de baches profundos y formaciones intrincadas. La profundidad desde la superficie del agua es aproximadamente igual a la profundidad del barranco hasta el río.

Según una historia de la década de 1500, el barranco recibió el nombre de un hombre llamado Gudbrand. Quien huyó con su nueva novia y se salvó de sus perseguidores saltando sobre el barranco en su punto más estrecho. Gudbrand fue declarado un proscrito por sus acciones y vivió el resto de su vida en una choza de piedra en uno de los valles laterales sobre Gudbrandsjuvet. El valle todavía se llama Gudbrandsdalen hasta nuestros días. Una cosa que la historia no menciona es si su novia lo siguió por el barranco.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.