Noruega

Fiordo de Geiranger y sus maravillas

Martes, 22 de agosto de 2017

Primero, antes de nada, situarnos en el mapa. El azul y profundo Geirangerfjord, protegido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, está rodeado por majestuosos -y todavía hoy nevados- picos de montaña, cascadas salvajes y vegetación verde exuberante. Una auténtica maravilla de la naturaleza. Hace muchos años visité este lugar muy bien acompañado, ahora regreso en solitario. Así es la vida. Siempre hay que mirar hacia adelante. Llevo ya varios días en Noruega y la belleza va in crescendo. Así que nunca puedes decir qué es lo más bonito que viste por estas tierras, porque a cada paso que das, cada kilómetro que avanzas, es una auténtica sorpresa para los sentidos. Vamos a ver el fiordo de Geiranger.

El pueblo de Geiranger —de casi 300 habitantes—, situado en el final del fiordo, recibe más de 600.000 turistas cada año. Unos 150 barcos de pasajeros realizan excursiones a través del mismo. En un solo día pueden llegar a esta localidad unas 10.000 personas en los grandes cruceros que fondean prácticamente en el mismo pueblo. En estos días que estoy pasando en tan bella región (Møre og Romsdal), me hospedo en el Hotel Utsikten, que tiene unas vistas realmente impresionantes. Las tres noches que pasé aquí me costaron 594€, con desayuno incluido. Volveré, sin duda alguna, tengo que volver a este hotel algún día, acompañado. Mirad qué vistas:

Tres divertidas excursiones

El entorno natural único de la zona se creó durante la última edad glacial, cuando los glaciares tallaron los profundos fiordos y dieron esa forma a las montañas. No es ninguna coincidencia que el Geirangerfjord aparezca en las listas de los lugares más espectaculares del mundo. Ya que desde aquí se pueden realizar un montón de actividades de todo tipo. Sin ir más lejos, la excursión de ayer (Ørnesvingen-Trollstigen), la podemos hacer en una tarde. Y si tenemos varios días y somos más lanzados disponemos de más variedad. Son un ejemplo las tres actividades que yo hice en la jornada de hoy: Dalsnibba, Rib Boat y Granja Skajeflå. Y sin ningún agobio. Así que, si quieres venir a Noruega y quedarte en esta zona todos los días, sin duda será una gran idea. Aunque lo ideal sería quedarte toda la vida, ¿o no?

Dalsnibba es una montaña que se encuentra situada justo detrás del pueblo de Geiranger, a unos 21 kilómetros hacia el sur. Para llegar a lo alto y visitar el magnífico mirador que allí han construido,  hay que pasar por una carretera privada cuyo peaje cuesta 130 coronas noruegas (unos 13€) y admirar el bello lago Djupvatnet. Arriba del todo, casi a 1500 metros sobre el nivel del mar podemos disfrutar de unas vistas maravillosas del fiordo y sus alrededores. Con nieve todavía a estas alturas del año. Es una excursión muy sencilla. Se tarda poco pero es preferible madrugar para hacerla y así aprovechar el resto del día para hacer más cosas. Si tienes la suerte de coger un día despejado de nubes podrás capturar unas imágenes de ensueño.

El mirador de Dalsnibba

Una vez que has disfrutado de estas espectaculares vistas hay que volver a Geiranger. Bajo de nuevo por la carretera privada que accede a este mirador, llego al puesto de control y giro a la derecha. Para tomar la carretera 63. El lago Djupvatnet queda justo delante. Otra preciosidad del paisaje noruego. Estoy en el límite de dos impresionantes regiones: Sogn og Fjordane y Møre og Romsdal. En el descenso por la 63 me detengo en el famoso mirador (Flydalsjuvet). Impresionantes las imágenes que desde allí podemos observar. Antes de continuar con la siguiente actividad os dejo el vídeo de la subida a Dalsnibba. Os gustará, así que, como siempre, si es así, a suscribirse al canal.

Lo bueno de madrugar cuando estás de vacaciones es que puedes ver muchas cosas. Mira que yo soy un dormilón, pero como dice un amigo mío, «tiempo dormido, tiempo perdido». Más si estás de viaje. Y si encima tienes la suerte de que desaparezcan las nubes… ¿Qué más puedes pedir? Ya en el puerto de Geiranger voy a la Oficina de Turismo de la localidad. Donde he quedado con el monitor de la siguiente actividad, para que nos diga lo que vamos a hacer. Os dejo precios de las actividades que se realizan.

En lancha rápida por el fiordo

En el puerto de Geiranger, señalo con mi dedo el lugar exacto en el que acabo de estar: Dalsnibba. Ahora nos dicen que nos pongamos un mono y en el vídeo veréis lo que voy a hacer, aunque ya las fotos os dan una idea. Para los que queráis hacer esta fantástica actividad aquí os dejo el enlace de la web donde podéis adquirir los tickets. Mejor hacerlo por adelantado porque en cuanto llegan los miles de turistas de los cruceros, se acabó lo bueno. Tened en cuenta que este pueblo pasa de tener unos pocos cientos de habitantes a recibir a casi 10.000 turistas en menos de una hora. O tienes todo reservado desde hace días o en un momento te quedas sin plaza para todo tipo de actividades.

La excursión es espectacular. Navegar a toda velocidad por un fiordo es una experiencia inolvidable. Estoy en una embarcación semirrígida o lancha semirrígida, también conocido como RIB (por su sigla en inglés de rigid inflatable boat). Un bote que llega a alcanzar los 90 km/h (50 nudos). Nos acercaremos a las famosas cascadas del fiordo de Geiranger. Atronadoras cascadas que vierten agua de forma casi vertical por las paredes montañosas. Entre ellas destacan las famosas De søstrene syv (Las siete hermanas), Friaren (El pretendiente) y Brudesløret (El velo nupcial). Que ocultan los acantilados con ligerísimos velos de vapor de agua. Creando una serie interminable de cambiantes arcoiris cuya visión te dejará boquiabierto.

El fiordo de Geiranger

Geiranger está en proceso de ser certificada como Destino Sostenible, una distinción de calidad que se otorga a aquellos destinos que trabajan de manera continuada para reducir el impacto medioambiental del turismo. Además de ofrecer a sus visitantes la mejor experiencia posible, Geiranger se esfuerza por salvaguardar sus activos naturales y culturales. Promover lazos sociales y ser viable desde el punto de vista económico. Gobierno local e industria turística cooperan estrechamente para garantizar que Geiranger es un lugar excelente en el que vivir y también que visitar.

Destino sostenible

Para los amantes de la naturaleza, el fiordo de Geiranger, o Geirangerfjord, tiene mucho que ofrecer. Esta excursión es otra manera de ver el fiordo. Literalmente lo disfrutas desde dentro. Te acercas a las cascadas más que de cualquier otra manera, tocando con tus propias manos lo que muchas veces has visto en tantos vídeos y tantas fotografías. Un sueño hecho realidad. También tienes la opción de ir en kayak, pero eso lo dejo para personas con una buena fuerza en sus brazos. Ahora os muestro la pequeña peli de esta excursión. Es más impactante que las fotos:

Subida a Skageglå

Chulo, ¿verdad? Espero que si os ha gustado el vídeo (las imágenes con dron son de la empresa que realiza la excursión) os hayáis suscrito a mi canal. Ahora un ratito para descansar y comer algo que esta tarde me espera una buena caminata. Voy a realizar la subida a las granjas Skageglå y Homlong y la ruta de vuelta a Geiranger por lo alto del fiordo. Un barco nos lleva hasta el embarcadero que hay enfrente de la cascada de las Siete Hermanas, y desde allí a patita de vuelta al pueblo. En el siguiente mapa veis la ruta al completo. Sin duda alguna, si eres amante del trekking, no puedes perderte esta ruta inolvidable.

Skageglå, en el fiordo de Geiranger.

La subida hacia las granjas es muy dura, no tiene pérdida y está perfectamente señalizada por el propio camino que se enrolla por la ladera del fiordo hasta llegar a los 500 metros de altura. Senda muy escarpada y tallada en la roca a conciencia por los granjeros que a principios del siglo XX la subían y bajaban casi a diario. Parece increíble que allí arriba, al borde del precipicio, viviera gente. Se dice que los padres, cuando estaban trabajando, dejaban atados a los árboles a sus hijos para que no cayeran al fiordo. La verdad que me lo creo. El desnivel es tremendo y si te despistas un momento…

Una jornada extraordinaria

Cuando llegamos al camping Fjorden quiere decir que la ruta ha terminado. Estaremos hechos polvo pero todo habrá merecido la pena porque las sensaciones que se viven allí arriba son indescriptibles. De todas formas, como siempre, la espectacularidad del paisaje se aprecia mejor en la peli. Aquí os la dejo:

Todo el mundo queda tremendamente impresionado al admirar esta creación de la madre naturaleza. Acentuada por la voluntad del hombre de habitar las laderas de las escarpadas montañas y ganarse la vida en un terreno tan difícil. Sin duda alguna nunca olvidaré estos días en Geiranger. Podré ver otras maravillas por el mundo. Pero este espectáculo natural permanecerá en mi memoria para toda la vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.