Islandia

Islandia es un territorio en el extremo. Islandia es una isla plantada en mitad del océano Atlántico, en los límites de Europa y de América, al borde del círculo glaciar ártico. Una isla en el extremo del mundo y en el extremo de lo habitable. Pero al mismo tiempo, Islandia en un destino turístico cada vez más apreciado por los viajeros. Un viaje por un destino que combina una historia increíble, una naturaleza sublime y espectacular, un compendio, finalmente, de lo que es el viaje. Esa sensación indescriptible que es una mezcla de soledad y de armonía, de pasión, velocidad y calma. Esos sonidos del silencio de los parajes desolados donde reina la paz de la naturaleza. Esos lugares que parecen recién construidos para nosotros y que, sin embargo, llevan ahí, cambiando desde hace eras. Islandia lo resume todo. Islandia ha sido un puente entre Europa y América, una colonia vikinga, un laboratorio de la economía neoliberal y, ahora, un esbozo de otras formas de economía. Un país con recursos energéticos y con la solidez de una población escasa pero tenaz. Los islandeses merecen que les visitemos para comprender sus logros al dominar esta roca anclada frente a Groenlandia y el Ártico. Pero también para entender sus errores, ecológicos y económicos. En Islandia se aprende qué es lo imprescindible en la vida, qué es lo necesario y lo superfluo, qué hace falta para convivir con el poder de la naturaleza. Y aprendes lo más grande cuando vas de viaje: respetar la naturaleza y todo lo que ves para respetar el planeta.

  • Laguna glaciar de Jökulsárlón
    Islandia

    Laguna glaciar de Jökulsárlón

    En la famosísima laguna glaciar de Jökulsárlón pueden admirarse algunas de las vistas más bonitas de Islandia. Se trata de un lugar de una serena belleza, caracterizado por sus pacíficos icebergs, las…