Argentina

Parque Nacional Tierra del Fuego

24 de noviembre de 2018

De nuevo debemos llevar dinero en efectivo para abonar la entrada en este espectacular Parque Nacional Tierra del Fuego. Son 420 pesos (unos 10€). Hay que decir que no se puede ir en bicicleta por los senderos peatonales pero si puedes hacerlo por los caminos vehiculares. Y no, no está permitido el ingreso con mascotas al parque. La fauna y flora nativa está adaptada a “convivir” en un equilibrio natural. Pero la llegada de nuestras mascotas puede alterar ese equilibrio. Parque Nacional.

Parque Nacional Tierra del Fuego

Perros o gatos pueden correr y ahuyentar, e incluso cazar a la fauna silvestre. Lo que va en detrimento de estas poblaciones naturales. No solo por la posible disminución en el número de individuos (en el caso que sean cazados) sino también en cambios en el comportamiento (al verse en peligro, pueden abandonar los nidos o a las crías). Por otra parte, las heces también generan un problema ya que las áreas de esparcimiento se ensuciarían. E, incluso, conductas agresivas por parte de nuestras mascotas, generarían molestias e incomodidad en otros visitantes. Aunque tengamos controladas a nuestras mascotas, sea porque las mantengamos atadas o porque están lo suficientemente adiestradas, existe la posibilidad de que transmitan enfermedades para las cuales la fauna nativa no tiene defensas. O, por el contrario, que resulten contagiadas por enfermedades propias de la fauna nativa. Avisados estáis.

Parque Nacional Tierra del Fuego.

Aquí os recomiendo la mejor excursión al fin del mundo, para que disfrutéis de los mejores paisajes del Parque Nacional Tierra del Fuego. Pincha en la imagen.

El Parque Nacional de Tierra del Fuego, creado en el año 1960 mediante Ley Nº 15.554, tiene una superficie de 63.000 hectáreas  y es el más austral de la Argentina. En él habitan una importante variedad de especies animales y vegetales características del bosque subantártico fueguino. Está ubicado a unos 11 km. al oeste de la ciudad de Ushuaia, en el límite con Chile y  forma un corredor natural que une el canal Beagle  y la zona  norte del Lago Fagnano o Khami. La primera parada que hacemos es en la Laguna Verde, donde podemos avistar una de las caras del Cerro Cóndor, que marca un límite imaginario con la hermana República de Chile.

Parque Nacional Tierra del Fuego

Flora en el Parque Nacional

La flora de la región responde a las características del dominio subantártico. Extensos bosques de «nothofagus» cubren las laderas montañosas hasta los 500 m. sobre el nivel del mar. Entre ellos se distinguen la lenga (nothophgus pumilio) y el ñire (nothofagus antarctica). Ambas especies pierden sus hojas antes del invierno ofreciendo el maravilloso espectáculo del bosque  otoñal, con infinitos matices ocres y rojizos en sus hojas.

Parque Nacional Tierra del Fuego.

El segundo punto a visitar en el parque es el Fin de la Ruta 3, en Bahía Lapataia. Donde encontramos el famoso cartel del Fin del Mundo, que simboliza la unión de Ushuaia y Alaska, los 2 extremos del continente Americano, conectados por la  «Ruta Panamericana».

Parque Nacional Tierra del Fuego.

La próxima parada la hacemos en el Lago Roca, que originalmente en lengua Yámana recibía el nombre de ACIGAMI, que significa «cesto alargado». Ahí contemplamos la típica postal patagónica, que involucra montañas, bosques y lagos.

Dejo el Parque Nacional Tierra del Fuego

El último punto a visitar es la Ensenada Zaratiegui. Allí se puede admirar la Isla redonda, y visitar la última casilla postal del Correo Argentino. Donde visitantes de todo el mundo suelen sellar su pasaporte y también enviar correspondencia o postales a cualquier lugar del planeta, con el sello del «Fin del Mundo». Eso si, pagando el particular recuerdo y esperando la cola pertinente. Es un lugar muy bonito, donde puedes descansar un rato si has estado haciendo una de las innumerables rutas de senderismo que hay en este parque. En esta jornada yo he venido en autobús, era una excursión organizada y diariodeandar no ha podido realizar ninguna caminata. En otra ocasión será.

Y una curiosidad que sólo es posible en estas latitudes del planeta. Si alguien quiere  explicarlo lo puede hacer escribiéndolo en un comentario en este artículo. Miro al sol, de frente y observo la brújula: señala el norte. ¿Por qué? Si lo sabes, pues eso, deja un comentario. Es algo que no te sucederá en ningún lugar del mundo. ¿O si? Venga, animaos. Premio para quien lo explique de la mejor manera.

La verdad que la visita al Parque Nacional Tierra del Fuego te deja con ganas de más. La posibilidad de realizar alguna caminata e internarse en una naturaleza casi inexplorada. Senderos pequeños y rutas un poco más largas por los que puedes recorrer los maravillosos paisajes de este rincón de la Patagonia. Habrá que volver en otra ocasión para que «diariodeandar» pueda caminar por ellos. Ahora os dejo la pequeña peli que he realizado como resumen de esta visita. Espero que os guste. Y ya sabes, si te parece interesante, suscríbete a mi canal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.