Portugal

Piódão, rincón mágico en Serra do Açor

Domingo, 11 de octubre de 2020

La serra da Estrela (sierra de la Estrella), está ubicada en el centro de nuestro país vecino. Allí se encuentra el punto más alto de Portugal continental: el pico Torre, de 1.993 m.s.n.m. A unos 40 kilómetros al suroeste, el paisaje portugués nos deleita con otra sierra espectacular: la serra do Açor. Unas imágenes impresionantes de pequeñas aldeas sólo comparables a algunas de las ancestrales alquerías de Las Hurdes. En este terreno alejado del bullicio de las grandes ciudades aparece al final del valle un rincón mágico que nos hará despertar los sentidos. Estoy hablando de una de las aldeias históricas de Portugal: Piódão. Atrapada en el tiempo y en la ladera de la montaña descubrimos una de las aldeas más fascinantes de la península ibérica.

Piódão

Dejando atrás Vide, tomamos la CM1134, una carretera bien asfaltada pero estrecha que nos ofrece unas vistas espectaculares de toda la sierra y de sus aldeas. Pasamos por, Malhada Cilhas, Casas Figueiras, la idílica Foz d’Égua y llegamos a Piódão. La llegada es impresionante, aparece delante de nosotros como sacada de un cuento. Abrazada a las montañas en una simbiosis perfecta con la naturaleza, donde la pizarra y la piedra de las casas conforman una preciosa sinfonía en el paisaje. Llama la atención el color azul de las puertas y ventanas de la mayoría de sus viviendas. Cuentan, algunos de sus 200 habitantes, que el aislamiento de la zona durante cientos de años, les llevó a utilizar este llamativo color. Es el único con el que contaban en la tienda del pueblo y la imposibilidad de desplazarse a otro hizo que adoptaran ese azul como color distintivo de sus casas.

Piódão, la magia de la Portugal rural

Piódão es un pueblo alejado de todo, que ofrece la posibilidad de contemplar la Portugal rural en todo su esplendor. Se trata de una aldea tradicional ubicada en Arganil, dentro del distrito de Coimbra, enclavada sobre un valle con terrazas, en una hermosa y aislada cordillera con crestas vertiginosas, valles profundamente recortados y una zona boscosa virgen conocida como serra do Açor. Hasta la década de 1970, tan sólo se podía acceder a ella a pie o a caballo, y hoy en día aún parece un lugar perdido en el tiempo. La aldea es muy tranquila y pintoresca. Por eso comentaba más arriba su semejanza con nuestras tierras hurdanas. Sus casas van descendiendo tranquilamente hasta la iglesia de Nossa Senhora Conceição. En la zona más bulliciosa de la localidad.

Los pastos de la serra de S. Pedro do Açor, llenos de manantiales, atraían a los pastores lusitanos que alimentaban allí sus rebaños. En la época medieval se formó un pequeño asentamiento llamado Casas Piódam, que más tarde se trasladó al lugar actual, quizás debido a la instalación de un monasterio Cisterciense (del que no quedan rastros), que se remontará al siglo XIII. Este monasterio se puede relacionar con la antigua invocación de Santa María (común en las abadías cistercienses) de la iglesia parroquial, templo reformado en el siglo XVIII-XIX, que le dio una curiosa fachada guiada por finas torres cilíndricas coronadas por conos. En el interior, una imagen de Nuestra Señora de la Concepción, del siglo XV, que no traigo aquí por la prohibición de hacer fotos dentro del templo.

Piódão

Piódão, el pueblo sacado de un cuento

Esta aldea se caracteriza por su disposición de anfiteatro, el llamado pesebre de esquisto. Con las casas de gran consistencia formal, arquitectónica y estética. Que fuera inaccesible hasta la década de los setenta del siglo pasado ha hecho que esta aldea se haya conservado intacta hasta nuestros días. Conservando por entero su carácter tradicional. Pero a pesar de las mejoras en su accesibilidad es un pueblo muy desconocido en nuestro país. Debido ello a su recóndita ubicación, haciendo del silencio y de la tranquilidad sus mayores atributos. Hoy en día, pasear por Piódão significa conocer en primera persona y de forma auténtica un conjunto rural que ancla su fisionomía actual en tiempos ancestrales. Estamos ante una joya etnográfica de valor incalculable.

Para terminar el paseo por esta aldea bajo hasta su piscina fluvial, ya que la ribera de Piódão reúne las condiciones perfectas para disfrutar de esta zona. Con agua fresca, límpida y en un lugar bastante boscoso, la playa fluvial convierte una simple visita en momentos que desearás repetir. En 1994, un programa de recuperación de aldeas históricas de Portugal veló por conservar este gran valor etnográfico de poblados ancestrales como Piódão, con el fin de evitar la pérdida de estas verdaderas joyas rurales. Un buen número de senderos comienzan aquí mismo. Destaca el que nos lleva hasta Foz d’Égua, una auténtica maravilla escondida en el valle. Para mí, una de las postales más bellas que una persona pueda contemplar en un paisaje rural. Pero eso, más adelante.

Piódão, vista do céu

Pero si espectaculares son las imágenes de esta aldea a ras de suelo, imaginaos lo bonitas que pueden ser desde el cielo. A continuación os dejo la pequeña peli que hice de esta jornada y espero que os guste. Si así es, ya sabéis, podéis suscribiros a mi canal y dejar algún comentario. Muchas gracias. Y si pinchas en la siguiente imagen, tendrás toda la música del mundo.

Todo grabado con un dron de DJI como el de la imagen, pincha si lo quieres comprar tú también:

Piódão

Y si quieres un buen sonido para escuchar el vídeo y buena música, pincha en el siguiente enlace. Un sonido perfecto:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.