Curiosidades

El síndrome wanderlust: la pasión por viajar

Este término, el síndrome Wanderlust, se refiere a la pasión o necesidad que tienen algunas personas por viajar. Algunos hablan de que existe un espíritu «wanderlust», algo que está dentro de nosotros y que desde muy pequeños va aflorando desde nuestro interior. Proviene de un vocablo en lengua germana, en el que wander significa «vagar» y lust se traduce como «pasión«. La unión de los dos términos nos da como resultado pasión por viajar. Pero esto no es algo que sea de un momento y que nos ocurra cuando no tenemos nada que hacer. Muy al contrario, en cualquier momento de nuestra vida cotidiana puede llegarnos el efecto de ese síndrome que nos haga pensar en nuestro siguiente objetivo viajero.

El síndrome wanderlust

El síndrome wanderlust o dromomanía

En nuestro rico vocabulario, el castellano tiene una palabra que define esta pasión, entendida como adicción u obsesión, es dromomanía. Nuestra Real Academia Española (RAE) lo define literalmente como la «inclinación excesiva u obsesión patológica por trasladarse de un lugar a otro«. Procedente del griego drómos, que significa «carrera» y manía, que es evidente su significado de «manía«. Algunos ven en esto un carácter más deportivo, comentando que se refiere más a las personas que están obsesionadas por salir a correr. Pero para esas personas ya ha aparecido otro término no hace muchos años, es el de runnorexia.

El síndrome wanderlust

Sigamos, por tanto, con el síndrome wanderlust. O el espíritu wanderlust, lo que prefiramos. Es importante conseguir que este síndrome no se convierta en una obsesión y se quede en su significado más romántico: pasión. Es decir, una necesidad, una afición muy grande, eso si, de conocer nuevos lugares, distintos paisajes, otras culturas. Vivir nuevas experiencias que en muchos casos llegan a ser auténticas aventuras. Nuestro planeta hoy en día está al alcance de la mano, cada año hay más vuelos a todos los rincones del mundo, muy pocos sitios son ya inaccesibles. En muchísimos casos, por desgracia.

El síndrome wanderlust

El síndrome wanderlust y sus síntomas

Tienes muchas posibilidades de tener este síndrome si eres de las personas que cuando conoces a alguien tu primera pregunta es: ¿Te gusta viajar? Puede darte igual cualquier otro aspecto de ese nuevo conocido, pero si te dice que no le gusta viajar… que los hay, en serio. Si eres un alma inquieta que cuando ha pasado la Navidad está pensando no ya en dónde irá en Semana Santa, sino dónde irás en verano, sin duda alguna eres aspirante a tener este síndrome. Y no te salvas de ser un espíritu wanderlust si cuando echas un vistazo al calendario del nuevo año, lo primero en lo que te fijas es en cómo caerán los puentes para planear posibles salidas.

El síndrome wanderlust

¿Te gusta viajar? Una pregunta clave para los amantes de los viajes. Si esta es una de las primeras preguntas que haces cuando acabas de conocer a alguien, la respuesta puede ser crucial para el curso de la futura relación. Según la respuesta que escuches del otro, la atracción podrá ser mayor o esfumarse en el acto. Porque al que le gusta viajar, ¿qué mejor compañero de viaje va a encontrar que no sea alguien que disfrute de este mismo síndrome?

Fiordos del Oeste

El síndrome y la ciencia

Algunos estudiosos del tema piensan que este síndrome wanderlust y todo lo que rodea a su espíritu tiene una explicación más científica y, por ende, más lógica. Y esa explicación tiene mucho que ver con un neurotransmisor que actúa en nuestro cerebro: la dopamina. Un neurotransmisor que además es un factor muy importante en la personalidad de cada individuo. La dopamina podría diferenciar a las personas introvertidas de las extrovertidas, a los más cobardes de los más valientes o a los más seguros de los más inseguros.

El mundo

Se suele hablar de la dopamina como el neurotransmisor encargado de la sensación de placer y, sin duda alguna, viajar es para los que tenemos el síndrome wanderlust un auténtico placer. Eso si, siempre alejados de convertir esta pasión en un problema adictivo y que provoque el descuido de tus obligaciones. Entonces ya estaríamos hablando de algo muy distinto. Si descuidas el trabajo, las relaciones familiares, estás perdiendo amigos, tu relación de pareja no funciona… entonces, háztelo mirar.

El placer de viajar

De todas formas, independientemente de la explicación que queramos darle a este síndrome, hay que decir que viajar tiene unos grandísimos beneficios. No podemos negar que la ilusión que te llena antes, durante y después de viajar es enorme. Yo siempre digo que mis viajes los realizo tres veces: cuando lo estoy preparando (buscando información, organizando los vuelos…), cuando lo hago, evidentemente, y cuando estoy en casa haciendo los vídeos y subiendo toda la experiencia a mi web, diariodeandar.

El enriquecimiento a nivel cultural y humano es innegable, así como el conocimiento de otro lugares, otras culturas, otras costumbres… Viajar es muy bueno para la mente y para el espíritu, mantiene tu cerebro activo, mejora tu orientación y desarrolla tus habilidades de comunicación con otras personas que no hablan tu idioma. Si te gusta viajar, ¿a qué esperas? Prepara tu mochila y sal a recorrer el mundo. Y cuanto más joven mejor. Si viajar te produce felicidad, eso es lo que tienes que hacer. Pero, una advertencia, procura que no sea lo único que te haga feliz.

Si vas a comprarte un dron próximamente para captar imágenes como la de abajo, pincha en la foto del Dji Mavic Mini:

Una vez al año ve a algún lugar en el que nunca hayas estado antes. -Dalai Lama-

4 Comments

  • Chus

    Qué página más interesante, no la conocía. A partir de ahora estaré al tanto de todas sus novedades. Respecto al síndrome de Wanderlust me temo que tengo todos los síntomas. Un saludo

    • Carlos Marín

      Qué bien Chus, cuánto me alegro que te guste. Pues si tienes el síndrome wanderlust entiendo que te sientas identificada con todo lo que he escrito. Muchas gracias por tu comentario, ya me dirás qué te parecen los demás artículos.

  • Cris

    Bueno,bueno que ya sabemos que tienes el espiritu wanderlust me gusta mas llamarlo asi,el articulo me encanto y no hay cosa mejor en el mundo que viajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.