Calas Macarella y Macarelleta

Se podría decir que Cala Macarella es la cala más fotografiada de Menorca. Seguramente sí, y no faltan razones ya que esta cala es una playa de postal donde todo el mundo quiere ir. Al igual que su hermana pequeña, Cala Macarelleta. En este artículo os voy a contar algunas cosillas sobre las Calas Macarella y Macarelleta. Pero, sobre todo, os voy a poner unas imágenes que harán que vayáis allí.

Lo primero que hay que decir es que a estas calas es muy sencillo llegar desde Cala Galdana. Si has elegido esta localidad para moverte por el sur de Menorca, andar será lo más sencillo y lo más cómodo. Olvidando por unos días nuestro coche, y así contribuir a la conservación del medio ambiente. En menos de una hora, y siguiendo un tramo de la etapa 13 del Camí de Cavalls, recorremos los escasos dos kilómetros de distancia. El paseo es espectacular y no se hace nada pesado. La otra opción, la más dañina para nuestro planeta, es ir en coche o en autobús. Para ello siempre hay que dirigirse a Ciutadella. Y si el parking está completo coger uno de los autobuses lanzadera que te dejan cerca de la cala.

Las Calas Macarella y Macarelleta son un buen ejemplo de las calas vírgenes del sur de Menorca. Con su arena blanca y sus aguas azul turquesa. Protegidas por altos acantilados y pinos hasta la arena de la misma playa. Cala Macarella consta de un arenal ancho, con paredes verticales de roca caliza, de hasta treinta metros de altura a ambos lados. La naturaleza de estas rocas hace que las paredes estén llenas de agujeros y pequeñas cuevas. Las cuales, desde muy antiguo, se han utilizado como «viviendas» para los que se atrevieran a habitarlas.

Puedes pasarte toda la mañana en Cala Macarella y disfrutar de este rincón tranquilamente. Dispones de un chiringuito, con todo tipo de servicios, en el que se come de maravilla. Y luego trasladarte hasta la pequeña Cala Macarelleta, a pocos minutos. Y con un trayecto al borde de los acantilados del que disfrutarás un montón. Con unas vistas de ambas calas espectaculares. Un sendero picado en la misma roca del acantilado une Macarella con Macarelleta siguiendo la línea de la costa.

Cala Macarelleta es la hermana pequeña, también virgen y muy apreciada como playa nudista. Llegas desde Cala Macarella siguiendo el Camí de Cavalls en dirección a Cala en Turqueta, con cuidado en no pasarte de largo. Pero es más corto e impresionante ir por el camino picado en el mismo acantilado que comunica las dos playas. Si vas con niños pequeños hay que estar muy alerta ya que hay tramos que podrían ser peligrosos. Una vez en Cala Macarelleta evita caminar por encima el sistema dunar de la playa para favorecer su regeneración.

El baño allí ya es una maravilla. Puedes disfrutar de unas horas de paz y tranquilidad, si no hay mucha gente (algo imposible en verano) o del agua cristalina con un relajante baño. Practicar snorkel, kayak, piragüismo o simplemente nadar en ese agua azul turquesa. La calidad de las aguas es realmente magnífica. Solamente tienes que ver las imágenes que consiguió hacer María con su cámara. Un sitio ideal para ir con tu pareja, con niños o en solitario. Pero, lamentablemente, de difícil acceso si tienes algún tipo de discapacidad asociada a la movilidad.

La verdad que las Calas Macarella y Macarelleta son un auténtico paraíso en el sur de Menorca. Unos rincones que tenemos a menos de dos horas de vuelo de la península. De fácil acceso tanto andando como en vehículo propio o autobús. Idóneo para venir toda la familia y pasar el día entero. El regreso hacia Cala Galdana puede resultar igual de entretenido. Tienes la oportunidad, si no lo has hecho a la ida, de visitar alguno de los miradores que hay en el trayecto. Sería el remate a una jornada espectacular.