Argentina

Navegar entre glaciares en la Patagonia

Lunes, 19 de noviembre de 2018

De nuevo una excursión muy interesante desde la localidad de El Calafate. Navegar entre glaciares. Vienen a recogerme a mi alojamiento, la Hostería Austral, sobre las 7,15 de la mañana. Un pequeño autobús en el que vamos unas diez personas y con un cielo despejado por encima de nosotros. Esta excursión la he reservado también desde España por internet, en la web de visitecalafate. Pinchando en la opción Navegación Glaciares Gourmet, porque me interesaba que estuviera incluida la comida. Todo, la excursión con almuerzo incluido y el traslado desde mi hotel, me salió por 4.450 pesos (unos 110€ al cambio de esos días).

Navegar entre glaciares en el María Turquesa

Nos dirigimos hacia el Parque Nacional de los Glaciares por la misma carretera que ayer al Perito Moreno, la 11. Pero esta vez la dejaremos antes para girar a la derecha y tomar la carretera 8 que va hacia Punta Bandera. En menos de una hora hemos de llegar al puerto donde tomaremos el catamarán María Turquesa. La mañana se está estropeando. En El Calafate era un día espléndido. Aquí ya las nubes y la lluvia han hecho acto de presencia. Voy a navegar entre glaciares y entre la lluvia. Siguiendo el decálogo del turista responsable elegí esta excursión por su respeto al entorno. Tratan de no degradar el ecosistema de la zona que visitas, los espacios naturales, los animales y las plantas.

Siempre turismo responsable

Navegar entre glaciares

A las ocho y media comienza el embarque en el puerto privado La Soledad (bahía Tranquila), media hora después la partida de la embarcación. Tomando rumbo noroeste, navegando hacia Punta Avellaneda y Boca del Diablo. El paso más estrecho del lago Argentino, con una longitud de aproximadamente 800 metros. Esto es navegar entre glaciares, una incursión entre témpanos de hielo, procedentes casi todos ellos de los desprendimientos en el glaciar Upsala. Tercero en tamaño de América del Sur y el más grande que descarga en Lago Argentino.

Descubierto en 1901 por H. Prichard que lo llama “Glaciar del Gigante”. En 1908 fue bautizado por el geólogo P.D. Quensel con el nombre de la ciudad sueca Uppsala. Es muy visitado y conocido por el fuerte retroceso y adelgazamiento que sufre. Según los últimos estudios, en 1986 su área era de 896 km², incluidos los afloramientos rocosos. En 2011 de 840 km², o sea que perdió 56 km² de hielo en 25 años. Cada tanto se producen desprendimientos de grandes dimensiones. Por ejemplo, en septiembre de 2009 se desprendieron témpanos de hasta 1,4 km de largo, verdaderas “islas flotantes”.

Navegar entre glaciares con témpanos de hielo enormes.

Grandes glaciares de la Patagonia

Continuando hacia el canal Upsala, el catamarán llega hasta la Península de Herminita (límite permitido por Parques Nacionales de navegación). Desde este punto se aprecia una vista panorámica del glaciar. La navegación no está permitida a menos de 20 kilómetros de la pared frontal del glaciar, debido a la avalancha que tuvo lugar en febrero de 2013. Un alud que significó la caída a ese brazo del lago Argentino de 4 millones de metros cúbicos de tierra, piedras y árboles. Desde unos 600 metros de altura, que generó un efecto tsunami, con grandes olas que a su paso arrastraron muelles, arrancaron árboles e incluso empujaron grandes témpanos hasta tierra firme.

Afortunadamente, el fenómeno ocurrió de noche, cuando no hay excursiones en la zona. Esto motivó a que las autoridades del parque ampliaran el área de restricción y sólo se pueda obtener una vista panorámica muy lejana. El glaciar Upsala es un claro ejemplo del efecto del calentamiento global en los glaciares. Como muestran las imágenes aéreas tomadas durante años y los estudios realizados por científicos y agencias de todo el mundo. Como el de la Agencia Espacial Europea, en el que muestran en un excelente vídeo el retroceso de los glaciares en la Patagonia. O como las siguientes fotos. Tomadas en el mismo lugar.

Sigo navegando entre icebergs

Siguiendo la ruta hacia el sur por el lago Argentino se alcanza el canal Spegazzini. En el cual se obtiene una excelente perspectiva del glaciar colgante Seco y, posteriormente, un acercamiento a la parte frontal del glaciar Spegazzini, con paredes entre 80 y 143 metros sobre el nivel del lago. Navegar entre glaciares es algo impresionante.

Frente al glaciar Spegazzini disfrutamos del almuerzo pero, sobre todo, de las vistas. Lleva el nombre del botánico y micólogo ítalo-argentino Carlo Luigi Spegazzini. En el 2010 tenía 1.3 km de ancho, 17 de largo, y una superficie de hielo de unos 137km². Constituye otra excepción al retroceso general de los glaciaries Patagónicos. Desde 1968 hasta 2010 el frente retrocedió apenas 150 m, con una pérdida de tan sólo 0,07 Km². Las dimensiones se mantienen casi iguales. El glaciar Spegazzini se caracteriza por tener una alta pared de desprendimiento que da origen a témpanos de formas y colores muy variados. El glaciar se encuentra bien apoyado en el fondo del lago cuya profundidad en esa zona es de unos 150 metros.

Probando el mate del capitán

En el rato que pasamos frente a este glaciar tengo tiempo hasta de tomarme un mate con el capitán del catamarán. Navegar entre glaciares da sed, es curioso. La verdad que toda la tripulación del María Turquesa fue muy atenta y muy amable. Durante todo el itinerario estuvieron pendientes de todos los pasajeros y siempre atentos a cualquier requerimiento. Uno de los aspectos más importantes de este viaje a la Patagonia argentina es el buen trato que he recibido en todo momento por los argentinos, gentes simpáticas, educadas y extrovertidas. Así da gusto viajar.

Después de la charla con el capitán y de coger un trozo de hielo que se acababa de desprender del glaciar, continuamos la navegación hasta el Puesto de Las Vacas (bahía del Canal Spegazzini). Donde se desembarca y se realiza una caminata coordinada por el equipo de guías, con vista del antiguo Puesto de pobladores, reconocimiento de flora y fauna. Regresamos al catamarán y la ruta de navegación continúa hacia el brazo Norte del lago Argentino para navegar frente a la pared norte del glaciar Perito Moreno.

El Perito Moreno desde el agua

El Perito Moreno no es el glaciar más grande pero si es uno de los glaciares más famosos del mundo. Si escuchas la palabra glaciar seguramente el nombre que primero te viene a la mente es el del Perito Moreno. Este glaciar se origina en el campo de hielo Patagónico Sur. En su descenso, alcanza el brazo Sur del lago Argentino, con un frente de 5 km de longitud, aflorando sobre el agua con una altura de unos 60-70 metros. Gracias a su constante avance, represa las aguas del brazo Rico de dicho lago, lo cual genera un desnivel con respecto al resto del lago de hasta 30 m. Por la presión de esta masa líquida se producen filtraciones en el hielo que crean un túnel con una bóveda de más de 50 m. La que finalmente se derrumba.

Navegar entre glaciares en el Perito Moreno.

La última gran ruptura en el glaciar Perito Moreno se produjo en marzo de 2018, por lo que la imagen que ahora se ve de la zona donde se origina la famosa bóveda o puente se encuentra en «proceso de construcción». Fue de madrugada y nadie lo presenció, las últimas imágenes que se tienen de ese fenómeno son de la penúltima ruptura, marzo de 2016.

Una pequeña ruptura

No vimos, como es lógico, la gran ruptura del Perito Moreno, pero cuando ya el catamarán se retiraba de la pared del glaciar, la naturaleza, a modo de saludo, nos dio su despedida de la manera más espectacular posible. Un pequeño desprendimiento que originó una gran ola y un susto si hubiéramos estado más cerca. Al final el glaciar más famoso del mundo se manifestó. Un ratillo antes de las cinco de la tarde llegamos de nuevo al puerto de La Soledad, donde desembarcamos y tomamos nuestro autobús para desplazarnos hacia El Calafate. Totalmente impresionado por las imágenes tan espectaculares que he podido observar en la jornada de hoy y que, como siempre, os dejo plasmadas en la pequeña peli que he realizado. Espero que os guste y si es así os suscribáis a mi canal. La aventura continúa.

2 Comments

  • SARAY

    Aquí estoy saboreando este paseo entre glaciares que es un maravilla, creo que asombra a cualquiera este espectáculo de la naturaleza.

    • Carlos Marín

      Sin duda Saray. Fue un espectáculo completo, y eso que no salió el sol, estuvo nublado y llovió durante un rato. Aún así fue una auténtica maravilla. Ya tuve mucha suerte el día anterior en el Perito Moreno. Gracias por tu comentario.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.