Italia

Road trip en Dolomitas

17-29 de julio de 2023

Como sigo soñando he tenido la oportunidad de cumplir otro sueño que tenía desde hace tiempo. Conocer uno de los lugares más espectaculares de este planeta, unas montañas que están situadas en los alpes italianos, muy cerquita de Austria: Dolomitas. Desde que vi en la revista de National Geographic un artículo que narraba y mostraba las maravillas de estas impresionantes montañas y sus alrededores, comencé a organizar mi road trip en Dolomitas. Era la primera vez que iba a hacer un viaje única y exclusivamente en coche, desde casa hasta mi destino. Así que salí de Cáceres un sábado bien temprano y recorrí mil kilómetros justos hasta La Junquera (Girona), donde descansé la primera noche, justo antes de pasar la frontera con Francia. Allí recordé el paso por ese mismo lugar en mis últimas etapas de la Senda Pirenaica que finalicé en agosto de 2022.

Road trip

La Junquera fue mi primera parada camino de Dolomitas, haciendo noche en el hotel Font del Pla. Para seguir hacia Francia al día siguiente, domingo. En esta jornada atravesé Francia por la costa azul. Unos pueblos y unos lugares con unas vistas privilegiadas, pero con mucho tráfico y muchos peajes y túneles. Dejo atrás Montpellier y Marsella y paso por Saint-Tropez, Cannes, Niza (donde paré a comer), Mónaco, San Remo… En el día de hoy recorrí unos seiscientos kilómetros, e hice noche en La Casetta de Giuci, ubicada en una localidad italiana de unos 40.000 habitantes: Imperia. Como llegué pronto aproveché para ir a la playa a pegarme un buen baño, el calor reinante hacía furor a orillas del Mediterráneo. Por la tarde di un paseo por la ciudad y en la cena degusté la rica gastronomía italiana en un restaurante al lado de mi alojamiento, el Peperetta Dispetusa.

Niza
Road trip en Dolomitas, playa de Imperia.
Playa de Imperia

Sigue mi road trip a Dolomitas

Comienza mi tercera y última jornada de mi viaje por carretera a Dolomitas. Salgo de Imperia ya en dirección a mi destino final: Alpe di Siusi. Hoy la distancia a recorrer es menor que la de las dos jornadas anteriores, en total unos 530 kilómetros. Pero de nuevo muchísimo tráfico y calor, sumándose una gran cantidad de camiones, al ser lunes, día laborable. Sigo por la costa italiana hacia Génova, y allí ya me dirijo al norte, pasando por la Plasencia de Italia, en dirección al lago di Garda. En ese punto enlazo con la A22, que me lleva directamente a Bolzano, la puerta de entrada de las míticas montañas de Dolomitas. De Bolzano a mi hotel, el Alpenhotel Panorama, en Alpe di Siusi, estoy en una hora. Ya las vistas son verdaderamente espectaculares. Estoy en la provincia de Tirol del Sur. Y comienza mi road trip en Dolomitas.

Road trip en Dolomitas, vistas del Sassolungo desde Alpe di Siusi.

Road trip en Dolomitas, mi hotel de la primera semana.

Organizar un viaje a Dolomitas así, es muy sencillo. Lo único que he hecho es reservar dos hoteles, uno para esta primera semana en Alpe di Siusi, y otro para la semana siguiente, en Cortina d’Ampezzo. Lo demás, estudiar en Google Maps los itinerarios para ir de un lugar a otro. Nada más. Porque todas las actividades que voy a realizar son visitas a los lugares más conocidos de estas montañas. Sin ser demasiado ambicioso, he seleccionado los sitios que más me llamaron la atención e intentaré visitarlos todos: Seceda, Val di Funes, las Torres del Vajolet, Vallunga, Tre Cime di Lavadero, Cinque Torri, lagos di Braies y Sorapis, la Marmolada… Con tranquilidad y sin prisas, cada día un lugar para poder deleitarme con estos paisajes de la mejor manera posible. A continuación os dejo mi planning de este road trip en Dolomitas. Espero que os guste.

Primera semana
Segunda semana

Seceda y Val di Funes en mi road trip

En mi road trip en Dolomitas comienzo a disfrutar de los paisajes de estas montañas en Seceda. Ubicada en la ladera soleada de Val Gardena, en pleno Parque Natural Puez–Odle. El panorama que se puede admirar desde la cima abarca los Dolomitas y prácticamente todas las montañas del Tirol del Sur. Aquí encontrarás numerosas cabañas, muy acogedoras, donde podrás descansar, comer platos típicos y disfrutar del entorno. También tendrás una posibilidad de senderos enorme, para pasar todo el día en este idílico lugar. Lo normal es realizar el itinerario del sendero 1, que atraviesa esta extensa pradera alpina, con inmejorables vistas hacia todas las montañas que rodean la zona. Pero me apetece asomarme al abismo y subo por el sendero de la izquierda, saliendo del funicular, en dirección al Cristo del mirador. Continúo por el borde de la cresta hasta subir a un pequeño risco a mi izquierda.

Todo el mundo ha visto alguna vez una foto con una puesta de sol fabulosa, una cabaña en mitad de una pradera verde y, al fondo, un anfiteatro de montañas tan hermosas que parecen salidas de la imaginación de un artista. Pues bien, el paisaje de esa foto existe. Está en la Val di Funes y las montañas del fondo son los Odle. La Val di Funes, una franja de tierra alejada de las localidades más bulliciosas, conserva una naturaleza salvaje, una hospitalidad auténtica y vistas únicas. La belleza del paisaje, las líneas suaves de las colinas y la tranquilidad reinante crean un contraste armonioso con la dureza de los Odle. En este valle se halla uno de los símbolos de esta zona: la chiesetta di San Giovanni in Ranui. Le disputa el honor de ser el edificio más fotografiado del lugar la chiesa di Santa Maddalena.

Mi road trip sigue por lagos y puertos de montaña

Sin duda alguna Dolomitas es una caja de sorpresas. Unas montañas verdaderamente increíbles. Paredes que al atardecer se tiñen de rosa, montañas verticales y unos alojamientos impecables son parte del encanto y la belleza de Dolomitas. Desde sus pistas de esquí a sus senderos, sus vías ferratas y sus refugios. Es fácil encontrar motivos para venir a explorar esta región. Que gustará tanto a quien busca montañas accesibles como a los amantes de las grandes aventuras. Eso sí, cuidado: las Dolomitas crean dependencia. Como ocurre con la ruta Sellaronda. Es conocida como el road trip más hermoso del mundo. No solo por los ciclistas, que en en los meses de verano se convierte en su reino, sino también por motoristas de toda Europa. Es el recorrido alrededor del monumental Grupo Sella, disfrutando del Passo Gardena, el Passo Sella y el Passo Pordoi.

Road trip

Road trip

Road trip

Los lagos de montaña ofrecen panorámicas de postal: las montañas Dolomitas se reflejan en sus aguas plácidas y transparentes, haciéndolos aún más mágicos. Destacan el lago di Braies, uno de los lugares más fascinantes, visitados y fotografiados de los Dolomitas Septentrionales. Un amplio espejo de agua. de 1,2 kilómetros de longitud por 400 metros de anchura. Rodeado de montañas que dejará de piedra incluso a los viajeros más curtidos. Y destaca también el lago di Sorapis. Quien nunca haya visto un lago del color de la leche con menta sólo tiene que subir hasta aquí. El Dito di Dio («Dedo De Dios») que lo domina es un reto para los escaladores expertos. Y las paredes estratificadas y curvas de la cuenca que lo corona permiten ‘leer’ la historia de la formación de esta montaña. Braies y Sorapis se pueden rodear por entero, en unos senderos idílicos para cualquier caminante.

Road trip

Cinque Torri y Tre Cime

Cortina d’Ampezzo fue el lugar donde me alojé en la segunda semana de mi Road Trip en Dolomitas. En el Hotel Montana disfruté de unos días maravillosos en esta hermosa localidad alpina. Muy cerca de este pueblo hay lugares de una belleza indescriptible. Uno de ellos es el paraje donde se encuentran las famosas Cinque Torri, a menos de 20 kilómetros de Cortina. Allí están el grupo de la Torre Grande, la Torre Romana, la Torre Latina, la Torre Cuarta y la Torre Inglesa. Un espectáculo de la naturaleza, paraíso para los escaladores de todo el mundo. La imagen de las torres de roca dolomita de Cinque Torri es todo un clásico en Dolomitas. Aunque hay mucha gente por la facilidad del acceso a este lugar, merece mucho la pena llegar hasta aquí. Una excursión muy cerca de Cortina d’Ampezzo y que no supone un gran esfuerzo físico.

También a unos 20 kilómetros de Cortina, y por una carretera de acceso restringido y de pago, está una de las joyas de Dolomitas. Las Tre Cime di Lavaredo y el impresionante mirador de Cadini di Misurina. Las Tre Cime di Lavaredo son todo un espectáculo. Estas montañas, en cuyos alrededores se libraron dramáticas batallas durante la I Guerra Mundial, se formaron en los últimos tres millones de años por la erosión del agua y del hielo. Con su perfil inconfundible, visible solo desde la vertiente que da al Alto Adigio, sus paredes verticales acaban en graveras detríticas. Las Tre Cime di Lavaredo son sin duda las cumbres más emblemáticas de estas montañas (y habrá quien diga que de todo el mundo). A la Cima Grande (2.999 metros), la Cima Piccola (2.857 metros) y la Cima Ouest (2.973 metros) se llega desde cuatro puntos de acceso muy distantes entre si.

Dejo para el final de este Road Trip en Dolomitas una de las visitas más interesantes. Las nubes y la lluvia han impedido en dos ocasiones visitar la estrella de estas montañas tan espectaculares. La Marmolada es el macizo más alto de Dolomitas. Los 3.343 metros de altitud de Punta Penia le han valido el sobrenombre de «reina de Dolomitas». Además, aquí se encuentra también el glaciar más meridional de toda la cordillera alpina. Es fácil entender la importancia de esta montaña, Patrimonio Mundial de la Unesco. Pese a ser un componente relativamente pequeño del conjunto dolomítico, la Marmolada constituye un bien precioso con mucho que ofrecer. En sus cumbres se encuentran Punta Penia (3.343 metros), Punta Rocca (3.265 metros), Punta Ombretta (3.230 metros), Monte Serauta (3.069 metros) y Pizzo Serauta (3.035 metros). Picos que, como veis, pasan todos de los tres mil metros de altitud.

Con esta mañana tan radiante termino mis excursiones en Dolomitas. Sin duda alguna, un privilegio poder admirar in situ, sobre el terreno, unos paisajes tan maravillosos. A la mañana siguiente me despido de Cortina d’Ampezzo y cojo mi coche para emprender mi vuelta a casa. De nuevo, como en la ida, lo haré en tres jornadas. En la primera llego hasta Turín, a unos 550 kilómetros de Cortina. Hago noche en el Diamond Hotel. Al día siguiente, más descansado, recorro mil kilómetros y llego hasta la localidad francesa de Orthez. Me quedo en una casita de campo, donde sus propietarios alquilan las habitaciones, son Christiane y Gerard. Y la tercera jornada hago ya los casi 800 kilómetros que me separan de Cáceres. Para nada más llegar, ponerme a la tarea de recopilar toda la información de Dolomitas. Os espero por aquí y en mi canal de Youtube.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *