Subir andando al Teide
Islas Canarias

Subir andando al Teide

Jueves, 6 de enero de 2022

El lugar que más ganas tenía de conocer de las Islas Canarias era el pico del Teide. Visitar el punto más alto de la geografía española es un objetivo que tengo desde hace años. Hoy lo iba a realizar. Subir andando al Teide es una experiencia impresionante que diariodeandar no podía dejar de llevar a cabo. Por lo que el día más idóneo para efectuarlo no podía ser otro que este día de Reyes. Te cuento en esta entrada la alternativa más dura que existe para subir hasta el punto más alto del famoso volcán, que no es otra que la de hacerlo a pie. Una opción que solamente te recomiendo si estás en forma y tienes ganas de andar. Si no, llegar hasta el cono del volcán es sencillo, porque el teleférico del Teide te deja a 600 metros y en una hora puedes llegar al techo de España.

Subir andando al Teide

Salgo del Parador en coche, prontito, y en unos diez minutos he recorrido los poco más de 6 kilómetros que hay hasta el aparcamiento. Un aparcamiento en el que apenas caben una docena de coches. El sendero de Montaña Blanca une la base del volcán con La Rambleta. Subir andando al Teide parece muy fácil al principio pero lo debemos tomar con mucha calma. El paseo transcurre por el sendero número 7, el sendero de Montaña Blanca, y su punto de partida está en la carretera TF-21, en el kilómetro 40,7. Empiezo a subir al Teide caminando por un paisaje típico de volcanismo explosivo, con el suelo recubierto de piedra pómez. Se trata de una zona de alto interés paisajístico, vulcanológico y ecológico. Llego muy bien hasta cerca del pico de Montaña Blanca, recorriendo unos 4,53 km y salvando un desnivel de 372 metros. Lo más fácil de la jornada.

Subir andando al Teide

Subir andando al Teide: los huevos del Teide

El nombre científico de los huevos del Teide es el de bolas de acreción. Se forman cuando la lava desciende por una pendiente muy pronunciada y algunos fragmentos ya solidificados ruedan sobre la superficie todavía fundida, acumulando capas de lava igual que lo haría una bola de nieve. Este fenómeno aquí es muy llamativo porque algunas de estas bolas de tonos oscuros han adelantado a su propia colada, dispersándose sobre la piedra pómez de color claro de Montaña Blanca. A partir de aquí el sendero hacia lo alto del Teide se pone interesante. Llega la zona más exigente para el senderista deseoso de subir andando al Teide: inicio un tramo de 2,56 km entre brazos de lavas negras, en los que superaré un desnivel de ¡544 metros! La pendiente llega a superar el 60% en algún momento, así que hay que prepararse bien.

Durante la subida al Teide a pie verás cómo cambia la flora volcánica, reduciéndose significativamente conforme asciendas el volcán. Todo un espectáculo de la naturaleza, que además te mostrará especies animales exclusivas de la isla como el lagarto tizón o el pimelia ascendens, un escarabajo incapaz de volar residente únicamente en el Parque Nacional del Teide. Pasada la mitad de este empinado tramo darás con unas rocas gigantes conocidas como la Estancia de los Ingleses. Debido a su formación, su interior es el lugar donde antiguamente los más valientes hacían noche. Encendían un fuego y se resguardaban del frío antes de emprender rumbo al pico a la mañana siguiente. Las vistas son espectaculares durante toda la subida, en la que debes hacer pausas porque la pendiente es exagerada y ya se va notando la altitud.

Subir andando al Teide

Del refugio de Altavista hasta la Rambleta y a la cumbre

El refugio de Altavista, actualmente cerrado al público, es el final de esta primera parte para subir andando al Teide. Buen lugar para recuperarse de la fuerte subida que acabo de hacer. El refugio se construyó a mitad del siglo XIX y originariamente se utilizó como apoyo para las labores de investigación del Parque Nacional. Tras su última reforma, en 2007, se convirtió en el medio para pernoctar durante la subida al Teide a pie, reponer energía, descansar en el alojamiento más alto de España y dormir tocando las estrellas bajo uno de los cielos estrellados con más calidad del mundo. Con la pandemia que comenzó en 2020 se cerró y todavía sigue así. Me imagino que tarde o temprano se volverá a abrir. De nuevo tenemos unas maravillosas vistas de las que disfrutar antes de comenzar el reto final de la subida a lo más alto del Teide.

Subir andando al Teide

La pendiente de esta segunda parte para subir al Teide caminando es menor. Transcurre por el malpaís del Teide, paisaje carente de toda vegetación, y pasa por el mirador de la Fortaleza antes de llegar hasta La Rambleta tras una hora de camino aproximadamente. Poco a poco se va asomando el cráter del volcán. El punto más alto del Teide. El camino desde la Fortaleza hasta La Rambleta es de apenas 500 metros y prácticamente nada de desnivel. Estoy a punto de llegar a la última parte de la subida andando al pico del Teide. Compruebo que llevo a mano el permiso para el acceso al sendero número 10, de Telesforo Bravo. Que me lleva a lo largo de 614 metros y unos 45 minutos a la cima del volcán. Un permiso gratuito expedido por el Parque Nacional y para el que hay muchísima demanda y poca disponibilidad.

Subir andando al Teide: llegada a la cima del pico más alto de España

Tras recorrer el espectacular sendero de Telesforo Bravo, que muere en el punto más alto del país, llego al pico del Teide. Una auténtica maravilla que me produce una gran alegría y emoción. Desde allí disfruto de uno de los mejores paisajes del mundo: una hipnótica combinación de formas y colores con otras islas canarias de fondo. Todo ello aderezado con el olor a azufre propio de un volcán en activo. Y es que recuerda: el Teide duerme, pero sigue respirando. Aparte del olor, de muchas grietas aparece vapor bien caliente que procede del interior del volcán. La sensación es impresionante. Disfruto de un buen rato en soledad en el punto más alto de nuestro país. Hoy en lugar del océano Atlántico mis ojos observan un inmenso mar de nubes a 3.718 metros de altitud. La mayor altitud a la que he subido andando, diariodeandar lo vuelve a conseguir.

Y llega la hora de bajar. Una bajada en la que tenemos dos opciones. La primera opción es desandar los pasos realizados en toda la jornada de hoy. Es decir, volver andando por donde hemos subido. Te esperan algo más de 4 horas de bajada por el sendero de Montaña Blanca del Teide. Cuando llegues al punto de partida, en la base de Montaña Blanca, habrás completado el desafío más duro del Teide. La segunda opción, la más cómoda, es bajar en el teleférico. Muchos viajeros ven el teleférico como agua de mayo para la bajada tras subir andando al Teide. Si crees que puede ser tu caso, compra el ticket de solo bajada del teleférico. Ten en cuenta que cuando bajes a la estación base tendrás que volver hasta el inicio del sendero de Montaña Blanca del Teide, que se encuentra a 3 km. Espero que hayas disfrutado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.