Valle del Jerte

Los Pilones, Garganta de los Infiernos

21 de marzo de 2019

Una nueva jornada amanece y diariodeandar visita otra de las joyas del valle del Jerte. Esta mañana me adentro en la Garganta de los Infiernos para llegar a una zona realmente preciosa. Esta ruta tiene dos posibilidades: ruta a Los Pilones (lineal, 3 km ida, marcas verdes y blancas) o desde los Pilones continuar y hacer una ruta circular «Ruta de la Garganta de los Infiernos» señalizada en amarillas y blancas, de la red de senderos de la Reserva Natural. Nos conducirán a través de los espectaculares paisajes de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos pasando por los lugares más emblemáticos. Decido hacer la ruta corta porque está lloviznando y hay pronóstico de tormenta, prefiero no arriesgar. Si pinchas en la imagen de abajo de Google Maps ubicarás perfectamente el lugar al que me acerco en la jornada de hoy.

Parto del Centro de Interpretación de la fauna y flora de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. Donde podremos informarnos previamente para saborear mejor el recorrido. Asciendo entre robles hasta el mirador del Chorrero de la Virgen, y llego al famoso paraje de los Pilones. Reconocida como una de las zonas de baño naturales más bonita del país. Pero también del mundo, como lo reconoce la prestigiosa revista de viajes de National Geographic, incluyendo Los Pilones entre uno de los 15 sorprendentes lugares donde bañarte. Hasta aquí habremos hecho 3 km, que se pueden deshacer si queremos hacer sólo una ruta lineal visitando este icónico lugar. Fácil para ir con niños y personas no habituadas a caminar grandes rutas. Se puede considerar más bien una excursión o una caminata entre robledales bien señalizada y de dificultad baja.

Los Pilones, piscina natural

Si el valle del Jerte es un jardín de cerezos y agua cristalina, el paraje de Los Pilones es el templo donde el agua ha labrado una escultura de pilas, bocines, formas lobuladas que se transfiguran con el cambio de luz. Cada pilón tiene su chorrera espumosa que lo llena de burbujas y lo anida al pilón anterior. Disfrutar del baño en verano recorriendo sus pilones y toboganes, acompañados por libélulas y truchas invisibles se convierte en un gozo infantil y un singular privilegio que te garantiza un día apasionante. Delante mío se encuentran las denominadas Marmitas del Gigante. El resultado del efecto que ha producido la caída tumultuosa del agua sobre las rocas de granito. Se conoce como Los Pilones a un tramo concreto donde se extiende un bloque de granito, y donde las aguas a lo largo de millones de años han ido labrando unas fosas naturales.

En la actualidad aquí encuentras un paraje con una sucesión de piscinas naturales que son muy concurridas durante los calurosos rigores del verano. Estas marmitas se han creado por la acción erosiva de pequeños fragmentos de piedras que quedan atrapados en las fosas. Y por los remolinos que realizan un movimiento circular que va erosionando las rocas. Toda la zona tiene como roca madre un gran bloque granítico originado hace 350-200 millones de años. Cada pilón tiene su salto de agua espumoso que lo rellena hasta el borde, a modo de jacuzzi, y que lo une con sus vecinos creando una red de piscinas independientes. Gracias a la erosión fluvial, los más pequeños pueden disfrutar de toboganes naturales desde los que impulsarse hasta las pozas y nadar en un entorno natural idílico.

Disfrutando de Los Pilones

De nuevo nos encontramos ante una maravilla de la naturaleza, que en este valle no deja de sorprendernos vayamos hacia el punto cardinal que vayamos. Termino dejando la peli que hice de esta magnífica jornada, habrá que volver en verano para pegarse un buen chapuzón y descender este tramo. Si os gusta el vídeo dejad algún comentario y dadle a suscribirse. Se agradece. #diariodeandar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.