Chile

Segunda jornada: Los Cuernos

Domingo, 11 de noviembre de 2018

Me traslado del Refugio Torre Central al Refugio Los Cuernos. En una caminata de once kilómetros, tranquila, cómoda y con muy poco desnivel. Solamente el peso de la mochila será lo que me sobre en esta jornada. Pero ya es algo a lo que la espalda y las piernas se han acostumbrado después de el entrenamiento que realicé en España. De nuevo me levanto bien pronto para aprovechar el tiempo. Durante el desayuno en el refugio tenemos la visita de un ave muy fácil de ver por estos lares: el carancho. Un ejemplar bellísimo que intenta entrar en el salón para picotear algo. Ha debido oler el exquisito pastel de choclo que nos has puesto y no se quiere quedar con las ganas. En este caso parece que soy yo el que está enjaulado. Comienza la segunda jornada: Los Cuernos.

En la cuarta imagen vemos las banderas de la Región de Magallanes y de la Antártica chilena y la de Chile, que presiden el salón del Refugio Torre Central, del que me despido hoy para continuar en el Circuito W del Parque Nacional Torres del Paine. Dirección Este-Oeste. Estoy en la segunda jornada: Los Cuernos

Durante todo el día voy a caminar por la estancia Torres del Paine. Un terreno privado ubicado en el interior del parque. Siempre con el debido respeto a la flora y la fauna que voy observando y con el objetivo de llegar al refugio Los Cuernos antes de la hora de comer. Las nubes son las protagonistas de esta mañana. Pero hay que agradecer que el viento no haya aparecido todavía. Por lo que la caminata se prevé fácil y sin agobios de ningún tipo.

El sendero deja a la derecha el Monte Almirante Nieto y se adentra enseguida a la vera del Lago Nordenskjöld. El Monte Almirante Nieto, con sus 2.670 msnm se ubica entre las Torres del Paine y los Cuernos del Paine, en el lado sureste del Macizo Paine. En la punta de esta montaña hay un sinnúmero de glaciares colgantes similares a los que se forman en el Paine Grande. Inmerso en el Parque Torres del Paine, es un objetivo deseado por muchos escaladores al tener una vista privilegiada de todo el Parque Nacional. Una de las mayores dificultades de esta montaña es la inestabilidad del clima. Continúo en la segunda jornada: Los Cuernos.

Voy dejando atrás el Almirante Nieto y me aproximo sin mucha prisa pero sin pausa a la otra joya del Parque Nacional: los Cuernos del Paine. Sigo todo el rato al lado del lago Nordenskjöld, en un itinerario de 11 kilómetros que me lleva de este a oeste del parque. El colorido de las aguas de este lago, son su principal atractivo. Con tonalidades que invitan a los visitantes a quedarse en el lugar y deleitarse con sus alrededores. Disfrutando de la flora y fauna que componen el paisaje. El lago es ideal para las caminatas en este escenario austral. Cercano a los Cuernos del Paine, posee además una profundidad de 200 metros que permite la navegación y otras prácticas deportivas.

El Lago Nordenskjöld, con sus 28 kmes un lago ubicado en el Parque Nacional Torres del Paine, en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, en el extremo sur de Chile. Debe su nombre al sueco Otto Nordenskjöld, que descubrió el lago a comienzos del siglo XX.

El paseo a lo largo de este lago es muy apacible y se tienen unas vistas espectaculares de todo el parque. Poco a poco voy llegando a mi destino y empiezan a asomarse los famosos «cuernos» del Paine. La caminata es un placer para los sentidos. Una maravilla esta segunda jornada: Los Cuernos.

Segunda jornada: Los Cuernos.

Una imagen de una belleza increíble. Es una de las estructuras características que conforman el famoso macizo Paine en el Parque Nacional Torres de Paine. ¿Un dato curioso? El término Paine proviene del vocablo Aónikenk «painé», que significa «azul» y se dice que esto se debe a que dependiendo de cómo dé la luz del sol, el macizo se ve azul.

El Cuerno Principal es la cumbre central de un conjunto de 3 hermosos cerros: los Cuernos del Paine. Sus compañeros se denominan, según su ubicación geográfica, Cuerno Norte (2200m) y Cuerno Este (2000m). Los cuernos Principal y Este forman un conjunto muy característico del Macizo del Paine, cual enormes cuernos de un gigantesco animal, dando así origen a sus nombres. Entre ellos dos, aunque bastante más pequeño, existe un cuarto picacho denominado Cuerno Chico.

Segunda jornada: Los Cuernos.

La espectacularidad de sus formas, agudos filos, distintos colores de roca y paredes extraplomadas, han hecho de este grupo de cerros uno de los más bellos y asombrosos del mundo. Si bien esta zona de la Patagonia reúne varias montañas maravillosas, este grupo destaca sobremanera por sus imponentes formas y dimensiones. El Cuerno Principal es básicamente una pirámide de 3 caras, cruzada horizontalmente por una sección de granito de unos 700 metros  de espesor. Tanto la base como la cumbre están formadas de roca metamórfica de origen sedimentario, de ahí la mala calidad de estas secciones, en especial de la cumbre. Estas características hacen de los Cuernos una formación geológica única y extremadamente interesante. Su singular forma fue esculpida tras la continua y prolongada erosión de antiguos glaciares que se desplazaban sobre sus laderas.

La jornada avanza al igual que el sendero y llego a mi destino, el refugio Los Cuernos, al pie del mismo macizo. Las nubes van desapareciendo poco a poco y llego con un calor fuera de lo normal, con aviso de peligro por las radiaciones solares, por lo que me protejo adecuadamente. Y recordando la importancia de ir reciclando tus propios residuos. Cuidemos el medio ambiente allá donde estemos. Siempre.

Una vez que el cielo se va despoblando de nubes, las imágenes que surgen son realmente preciosas. Y el calor hace que me acerque a la orilla del lago que he venido observando durante todo el trayecto. Algunos jóvenes intrépidos se lanzan al agua y toman un pequeño baño. Yo me quedo con las ganas, hace un intenso calor y apetece el remojón.

Una vez que he descansado de la ruta, 11 kilómetros bastante cómodos, voy a pegarme una ducha. Hoy comparto habitación con un matrimonio joven formado por un coreano y una escocesa que se conocieron en Londres y viven en Nueva Zelanda. Caprichos del destino. Aprovecho la tarde para hacer algunas fotos y pasar el material al disco duro.

Después de cenar salgo un ratito a la puerta del refugio a disfrutar de la belleza del macizo Paine en todo su esplendor.

Segunda jornada: Los Cuernos.

Os dejo la pequeña peli que hice de esta jornada. Os gustará. Y si es así podéis compartirlo y escribir algún comentario. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.