Islas Canarias

Los Gigantes y sus acantilados

Sábado, 1 de enero de 2022

Para los antiguos habitantes aborígenes de la isla, los guanches, los acantilados de Los Gigantes eran una zona sagrada. A esa zona la conocían como muralla del infierno o muralla del diablo. Para ellos, esta formación rocosa, representaba el fin del mundo. Ya que su majestuosidad se alza sobre el mar en forma de paredes verticales que, en algunos puntos, alcanzan los 600 metros de altura. Para los guanches, entroncados genética y culturalmente con los bereberes del norte de África, quizás este maravilloso paisaje les resultaba verdaderamente aterrador. Hoy en día es uno de los lugares más visitados de la isla. Con un montón de actividades que harán que el visitante disfrute de esta maravilla en toda su plenitud. Aunque el acceso a la zona, propiamente dicha, es limitado por lo inexpugnable de la formación. Mucho cuidado si te adentras por sus estrechísimos senderos labrados en la roca.

Los Gigantes desde el océano.

Contrata la excursión en velero aquí:

Los acantilados de Los Gigantes se encuentran en el suroeste de la isla canaria de Tenerife. Y se prolongan desde el puerto de los Gigantes hasta la punta de Teno, en unos 8 kilómetros de salvaje espectáculo de la naturaleza. Se llega muy bien por la TF-1 desde el aeropuerto sur de la isla y desde la zona de Los Cristianos. Pertenecen a los municipios de Buenavista del Norte (en su mayor parte) y Santiago del Teide, dentro del Parque Rural de Teno. El Puerto de Santiago, a muy poca distancia de los acantilados, ofrece unas vistas muy buenas del conjunto de Los Gigantes. De hecho, desde la calle Tabaiba, se puede acceder al inicio de un estrecho sendero que te adentra en la mismísima pared de roca. Pero, extrema la precaución, no hay que arriesgar, es una zona sin señalizar y muy peligrosa.

Los Gigantes desde el océano.

Los Gigantes desde el océano

La forma más inteligente de apreciar la magnitud de estas paredes es disfrutar de un paseo en barco por los acantilados de Los Gigantes. En las aguas que bañan los acantilados habitan numerosos ejemplares de calderón tropical y delfín mular. Disfrutar de un avistamiento de cetáceos en mar abierto con los acantilados de fondo es una experiencia única. Existen distintas empresas que se dedican a ello pero os recomiendo flipperuno, con los que yo la hice. Zarpan del muelle de Los Gigantes y llegan hasta la playa de Masca. Tuve la gran suerte de ver unos cuantos delfines haciendo sus típicos saltos muy cerquita de nuestra embarcación, fue una sensación extraordinaria. En la imagen de abajo se ven un par de ellos.

Al pie de los acantilados, en la zona conocida como barranco seco y a pocos metros de profundidad, sobre un fondo rocoso salpicado de manchas de arena blanca, se suelen encontrar rayas, chuchos y algunas otras especies de peces cartilaginosos como mantelinas o ratones. Un poco más alejado de la costa, encontramos cardúmenes de roncadores, peces trompeta e incluso peces rana. En otras zonas a lo largo del acantilado y a mayor profundidad habitan gorgonias amarillas y rojas (animales coralinos). La vegetación terrestre de la zona está formada, en líneas generales, por comunidades de costa baja, entre las que destaca la uva de mar, el tomillo marino, la cerrajilla y la siempreviva. Aunque los que más abundan son el cardón y el verol (o verode).

Cardón en Los Gigantes.
Verol (o verode) en Los Gigantes.

¿Qué hacer en Los Gigantes?

Además de las vistas en barco de los acantilados y del avistamiento de cetáceos y delfines, en Los Gigantes podemos realizar distintas actividades. Con un telón de fondo de película, es fácil encontrar una alternativa adaptada a todos los gustos. Kayak, bautismo de buceo y submarinismo, senderismo… La muralla de origen volcánico no deja mucho espacio a la estampa onírica de sol y playa, aunque la panorámica no tiene nada que envidiar. Es posible hablar de la playa de Los Gigantes gracias a los recovecos que salpican la formación rocosa. La más popular es la playa de los Guíos, a la que se accede a pie desde el puerto. Una vez allí, sus 180 metros de longitud son suficientes para contemplar unas vistas increíbles de los acantilados rodeados de todo tipo de servicios y actividades. Muy recomendable también la piscina natural acantilado de Los Gigantes, todo un espectáculo.

Si te alojas en la zona de Los Gigantes, cosa que te recomiendo, tienes muchas posibilidades de excursiones. Da igual que vengas con coche o te traslades en transporte público, como hice yo los días que estuve allí. Aparte de que existe un servicio de taxi (algo caro), las líneas de guaguas te pueden llevar hacia el norte o hacia el sur. Recomiendo, sin duda alguna, hacer el descenso del barranco de Masca. El segundo lugar más visitado de Tenerife después del Parque Nacional del Teide. Y si lo que quieres es playa, al sur y en media hora, tienes Costa Adeje, playa de las Américas y Los Cristianos. Para el turismo gastronómico te recomiendo Puerto de Santiago, adonde puedes llegar paseando.

En velero por Costa Adeje, pincha aquí:

Los Gigantes en vídeo

Los acantilados de los Gigantes fue la primera visita que realicé en mi primer viaje a las islas Canarias, por lo que guardo un gratísimo recuerdo de ello. Sin duda alguna me pareció un paisaje espectacular, semejante a los irlandeses acantilados de Moher, que vimos con Ángela y María su madre y yo hace ya algunos años. Como siempre, quiero dejar constancia de esta excursión en un vídeo. Grabado desde la embarcación en el océano y desde la pared del acantilado. Espero que os guste y si es así dejad algún comentario. Y, por supuesto, SUSCRIBIRSE.

2 Comments

  • Alex Alvarez

    Bellísimos lugares y paisajes!! Ojalá pueda recorrer algunos de ellos en mi próximo viaje a Europa!! Gracias Carlos por compartirlo .Saludos!

    • Carlos Marín

      Muchísimas gracias a ti Álex, seguro que verás paisajes similares allá por donde vayas. España es un país bellísimo que te sorprenderá. Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.