Calas Mitjana y Mitjaneta

Desde Cala Galdana, donde tenemos nuestro campamento base, hasta las Calas Mitjana y Mitjaneta hay un paseo muy cómodo. Son las calas más cercanas para ir andando. Salimos de nuestro hotel y en apenas 45 minutos se puede recorrer el kilómetro y medio de sendero entre un precioso bosque mediterráneo. Un agradable camino entre la sombra de los pinos que desemboca en otro espectáculo de la costa menorquina. Tenemos delante de nosotros dos de las calas más bonitas del sur de Menorca. A disfrutar de la jornada.

El conjunto de estas dos calas es uno de esos paisajes que no dejan indiferente a nadie y todo el mundo desea disfrutar de ellas alguna vez: playa virgen, rodeada de pinos y con unas aguas turquesas y transparentes que invitan al baño. Es por ello que las Calas Mitjana y Mitjaneta son dos de las playas vírgenes de Menorca más fotografiadas y masicadas durante los meses de verano. Entre julio y agosto deberás ir muy temprano por la mañana para poder disfrutarlas con tranquilidad.

Cala Mitjana es la salida natural del barranco que lleva el mismo nombre. Es una playa de arena blanca y fina donde, según la época del año, es posible encontrar restos de posidonia: la planta de la vida que rodea Menorca y sin la que las playas y las calas de esta isla serían muy diferentes. Es realmente curioso que esta planta sea tan importante en estos lugares como desconocida es para todos los turistas. Por ello es fundamental que respetemos su hábitat y no arrasemos el lugar donde se encuentran.

Cala Mitjana está encajonada entre los típicos acantilados calcáreos de la costa sur de Menorca, característicos por su color claro. Los que hay a la izquierda de la playa, mirando al horizonte, son especialmente espectaculares. En la zona de la derecha, de acantilados más discretos, encontrarás cala Mitjaneta. Una mini cala para pocas personas muy agradable, pero que no siempre dispone de arena. Por ello es difícil encontrar sitio en algunas ocasiones.

Cala Mitjana se encuentra dentro del recorrido de la etapa 14 del Camí de Cavalls, entre Cala Galdana y la playa de Santo Tomás, una etapa donde la mayor parte de su recorrido atraviesa una zona boscosa del interior. Volvemos a recorrer esa corta distancia para regresar al hotel. Aquí termina esta visita a Menorca. Unos días para disfrutar de estos rincones tan maravillosos. Con la idea de que ésta ha sido una primera visita. Habrá que volver. Para el recuerdo el siguiente vídeo y las fotos de este artículo.