Etapa 8 del Camino de Santiago: Logroño – Nájera

Etapa 8: Logroño - Nájera

Tras el agradable paseo por Logroño, la traza jacobea se interna en un escenario de llanuras onduladas, fértiles valles dedicados casi en exclusiva al cultivo de la vid. La Rioja en toda su plenitud se abre ante el caminante. La jornada, aunque puede parecer larga y sólo haya dos pueblos por medio, Navarrete y Ventosa, resultará amena por la travesía del parque de La Grajera -zona arbolada en torno a un pantano artificial a la salida de la capital- y, más tarde, por la subida al alto de San Antón, un remanso de soledad sobre la traza original del Camino, condición de delatan las ruinas del convento de antonianos que existió en este lugar. Abajo, tras este último repecho, se ofrece ya el valle del río Najerilla y la que fue antigua capital del reino de Navarra, Nájera, ciudad monumental que pone fin a esta etapa 8 por tierras riojanas.

Etapa 8: Logroño - Nájera

lunes, 25 de julio de 2016

En realidad han sido 6 kilómetros menos los que he hecho en esta etapa 8. Hice noche a las afueras de Logroño, con lo que me ahorré 3 kilómetros y esta noche duermo antes de llegar a Nájera, con lo que me ahorro otros 3 kilómetros. Por lo que hoy he realizado 23,6 kilómetros. Así que no ha estado mal. Nada que ver con los 31 de la etapa 7 de ayer.

Pincha en esta imagen si eres chica
Pincha en esta imagen si eres chico

La jornada de hoy ha transcurrido entre Logroño, Navarrete y Nájera, solamente tres poblaciones. Lo más entretenido del día ha sido la travesía por el parque de la Grajera. Una zona arbolada en torno a un pantano artificial a la salida de la capital regional. Lo demás un poco monótono. Ya no estamos en Navarra y eso se nota en todo.

Caminando hacia Nájera en esta etapa 8

Dejo atrás Navarrete y durante dos peligrosos kilómetros camino con mucho cuidado por el asfalto de la N-120. Increíble, pero cierto, que no haya un sendero alternativo a la presencia de vehículos. Llegamos así a la LR-341 y el Camino continúa por el arcén sin acceder, paradójicamente, al casco urbano de Ventosa, sobre el que sobresale la iglesia de San Saturnino. En breve, junto a las bodegas Alvia, un camino pedregoso nos guía hacia el alto de San Antón en corta y fácil subida. Desde esta atalaya la vista se despeja y nos muestra el valle del Najerilla, terreno arcilloso cubierto, como no, de sarmientos retorcidos dispuestos en terrazas separadas de monte bajo. La panorámica también descubre Nájera, aparentemente cercana pero realmente distante. Avanzo en esta etapa 8.

La supero en un suspiro y voy directo hacia mi alojamiento de esta noche. Dejo a la derecha el sendero «oficial», privándome de ver el poyo de Roldán, donde tuvo lugar el legendario combate entre Roldán y el gigante Ferragut. La decepción por la entrada tan caótica a Nájera se difumina una vez que se cruza el Najerilla y se llega a la zona antigua de la ciudad. Nacida al abrigo de unos farallones rocosos, Nájera fue capital de La Rioja y sede la corte navarra durante los siglos X y XI, después de que los musulmanes destruyeran Pamplona.

Bendito descanso

Ya en mi alojamiento, la rutina de todos los días; lo primero, fuera botas, después la duchita, el masaje en las piernas, recuperación de pies y a tomar algo. Hoy, etapa 8, duermo en el Hostal San Andrés, que me sale por 28€ sin desayuno. Aquí os dejo los enlaces de los albergues de la zona y la peli de la etapa de hoy:

3 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.