Etapa 32: O Pedrouzo – Santiago de Compostela

Etapa 32 del Camino de Santiago
Etapa 32

32 jornadas a pie y en solitario, llenas de esfuerzos, algunas ampollas, pocos dolores y apenas sufrimiento. Sin embargo, el anhelado final está ahí, a tan solo media jornada de distancia. Apenas se deja O Pedrouzo en esta etapa 32 del Camino de Santiago, un sexto sentido indica al caminante que aquello se acaba y, sin quererlo, su ánimo y su espíritu se engalanan para la gran cita. Ya no existe fuerza sobre la tierra que le impida conquistar su objetivo. Por mucho que la emoción achacable al guión no corra a la par que el escenario. Un aeropuerto, un campo de fútbol, carreteras de circunvalación y varias tropelías urbanísticas deslucen la entrada a Santiago. Aparece el monte do Gozo, donde los peregrinos lloraban antiguamente a la vista de las torres de la catedral. Poco importan los kilómetros andados cuando la meta está tan cerca. La alegría es inmensa.

Etapa 32 del Camino de Santiago

A 20 kilómetros solamente del final de esta aventura. De nuevo otro bosque nos aguarda a la salida de San Antón. Carballos autóctonos y eucaliptos reforestados, a granel, me acompañan ahora hasta el núcleo de Amenal. Accedo por pista asfaltada y pasando el río Brandelos cruzo la N-547 por un paso bajo, al que le sigue un fuerte repecho que sube a Cimadevila. Último núcleo del Concello de O Pino. Es la anhelada etapa 32 del Camino de Santiago. El paseo por el bosque de eucaliptos ha sido espectacular. Los habitantes de la zona lo utilizan mucho para ir de paseo o en bici, ya sea en verano o en invierno, primavera u otoño. Si hace calor te protege del sol y si llueve te protege de la lluvia. Como si fuera un túnel. Impresionante. Rodeamos el perímetro del aeropuerto de Lavacolla.

Etapa 32 del Camino de Santiago

Martes, 25 de julio de 2017

Tras dejar atrás el aeropuerto de Santiago, llego bordeando la ladera al pico Sacro y sus misteriosas cuevas. Simas aún por explorar, de intrincadas galerías laberínticas. El lugar donde, según la leyenda, aparecieron las primeras luces insólitas que indicaron dónde estaba enterrado el apóstol al eremita Pelayo y al obispo Teodomiro. Paso por la pequeña aldea de san Paio, donde destaca la capilla de santa Lucía. Desde allí alcanzo Lavacolla, la antigua Lavaméntula del Codex Calixtinus de Aymeric Picaud. Quien decía que era «lugar donde no sólo el peregrino se lavaba la cara y los pies sino que, por mor del apóstol, se lavaba todo el cuerpo limpiándolo de suciedad tras despojarse de sus vestidos». Los harapos, mantas y telas de los caminantes se quemaban bajo la antigua cruz dos Farrapos que coronaba una cruz de piedra. Y que hoy corona una de las torres de la catedral de Compostela.

Etapa 32 del Camino de Santiago
Capilla de santa Lucía de san Paio

Paso junto al centro de la TVG (Televisión de Galicia). Por aquella zona ya comenzamos a juntarnos varios peregrinos. Continúo hasta la urbanización San Marcos, antesala del Monte do Gozo, otro de los puntos míticos del Camino de Santiago. Es la última parada antes de llegar a la plaza del Obradoiro. La última parada para descansar, para rezar, para hacerse fotos, para tomar algo, para pensar… Porque ya la cuesta abajo indica que el Camino está llegando a su fin. Se forman grupos de peregrinos que normalmente se han ido encontrando a lo largo de las etapas y a lo largo de la jornada de esta etapa 32 del Camino de Santiago. No queda nada para llegar a Santiago de Compostela. Ahora mejor que nunca se puede decir que la tengo a tiro de piedra. Y no sería una exageración.

El monte do Gozo en la etapa 32 del Camino de Santiago

Asciendo hasta el monte do Gozo, antiguamente Mons Gaudii, una de las siete colinas mágicas del Camino. Tras 32 jornadas de peregrinación, la emoción embriaga mi alma al contemplar las torres de la catedral rompiendo el horizonte. En esta misma cumbre, los peregrinos medievales caían de rodillas entre sollozos y entonando todo tipo de cantos y odas jacobeas. Y coronaban como «rey de la caravana» al primer caminante que alcanzase la cumbre de este hito del Camino. En el Monte do Gozo está el monumento al Papa Juan Pablo II. Qué distinto ¿no? del actual Papa Francisco I. Monolito que se erigió con motivo de su visita a Santiago de Compostela, cuando presidió allí la IV Jornada Mundial de la Juventud. Emprendo el descenso desde la capilla de san Marcos por una pista asfaltada que me llevará a las puertas de la ciudad.

Etapa 32 del Camino de Santiago
Monte do Gozo

Cuando el peregrino llega por fin a Santiago de Compostela, la emoción se apodera de él. La belleza de la ciudad que creció como centro del mundo transmite una energía especial, diferente. Entro por la avenida de san Lázaro y me hago la foto de rigor en el letrero con el nombre de la ciudad. Desde aquí aún me queda media hora callejeando para llegar a la catedral. La zona histórica, el caso antiguo, donde la ciudad envuelve al peregrino de forma definitiva entre sus grises piedras, comienza en la rúa de san Pedro. Después aparecen dos de los edificios compostelanos más representativos: el Museo del Pueblo Gallego y el Panteón de Gallegos Ilustres. Allí al lado está mi alojamiento de esta noche. Donde dejo la mochila ya que por motivos de seguridad no puedo acceder con ella a la plaza del Obradoiro.

Etapa 32 del Camino de Santiago

Entrada en Santiago de Compostela en la etapa 32

Estoy ya en la rúa das Casas Reais, repleta de casonas donde tenían su sede los gremios de cambiadores de monedas. Aparece la pequeña y hermosa parroquia de santa María del Camino, de gran tradición milagrosa. Quizás la última que vea dedicada al nombre de mi pequeñina. A continuación llego a la capilla de las Ánimas y desemboco en la plaza de Cervantes, sede del Ayuntamiento hasta finales del siglo XVIII. Es el penúltimo paso antes de enfrentarme a la catedral-basílica. Ya no queda nada. Permanezco durante unos minutos en la plaza de la Azabachería, hasta que las autoridades salgan de la catedral y las extraordinarias medidas de seguridad nos dejen acceder a la plaza. La llegada a la capital gallega y la entrada a la plaza del Obradoiro, en el día grande de Galicia, 25 de julio, es apoteósica.

Capilla de las Ánimas
Plaza de la Azabachería

Como mencioné anteriormente, ya había dejado mi mochila y me había duchado en el Hotel Bonaval (71,28€ la noche) para dirigirme hacia la catedral. Por mucho que viaje creo que la emoción que sentí al entrar en este lugar no me volverá a ocurrir, fue algo increíble. Y con un tiempo de lujo. En fin, una maravilla. Termina mi aventura en el Camino de Santiago y no podía ser de otra manera que con unas fotos de mis acompañantes en esta última etapa. Emocionante la entrada a la plaza del Obradoiro. Aproveché para grabar unos vídeos a mis personas favoritas: ÁNGELA y MARÍA. Que han estado en mi mente en cada una de las etapas desde que salí de Saint Jean Pied de Port. Y me acuerdo también, como no podía ser de otra manera, de mis padres, FERMÍN y CARMEN. Que se habrán alegrado de mi llegada a Santiago.

Fin del Camino de Santiago

Por fin en la plaza del Obradoiro y en la catedral de Santiago. Una catedral que es eje en el trazado urbanístico. Cada uno de los puntos cardinales están señalados por los brazos de la planta en cruz del templo. Y también por una plaza: a los pies el Obradorio, al sur Platerías, al norte Azabachería, y al este, cabecera, la Quintana. La principal recibió el nombre de Obradoiro y fue levantada por el arquitecto gallego Fernando de Casas. Su fachada sustituyó a la primitiva, construida para proteger el pórtico de la Gloria, bajo el cual se conserva la cripta o catedral vieja del maestro Mateo. En el día de hoy tengo la mala suerte de que ese pórtico está lleno de andamios. Es el precio que la catedral de Santiago debe pagar con la climatología en esta ciudad. Cada cierto tiempo se tiene que hacer una operación limpieza.

Descubre los secretos de Santiago de Compostela haciendo un free tour guiado por la ciudad. Pincha aquí abajo para contratarlo.

Santiago es la meta, la fantasía en piedra que no decepciona a quien ha vencido tantas adversidades en pos de un sueño. Para terminar, las dos pelis de este final tan emocionante. En la primera cuento toda la etapa de hoy y en la segunda aparece lo mejor de este Camino de Santiago: la entrada en la plaza del Obradoiro. Deseo que toda esta aventura os haya gustado lo mismo que me gustó a mí. Os espero en nuevas andanzas muy pronto. diariodeandar no termina aquí, ni mucho menos. Este es el comienzo de una aventura mucho mayor. Aquí os espero. Muchísimas gracias a todos los que han aportado su granito de arena en que este proyecto tan personal haya salido adelante. BUEN CAMINO.

4 Comments

    • Carlos Marín

      La verdad que si, sobre todo el llegar a la meta y cumplir tu objetivo después de un largo camino. Fue un momento muy emocionante y con un día espectacular.

  • Cris

    mil gracias por compartir esta aventura, gracias por los videos ,fotos y demas solo puedo decir que me encanto desde el primero hasta el ultimo . felicidades.

    • Carlos Marín

      Muchísimas gracias a ti Cristina, por esos comentarios tan precisos y por lo amable y agradable que has sido. Me alegro un montón de que te haya gustado el Camino, mi Camino.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.