Etapa 32: O Pedrouzo – Santiago de Compostela

Martes, 25 de julio de 2017

A 20 kilómetros solamente del final de esta aventura. De nuevo otro bosque nos aguarda a la salida de San Antón. Carballos autóctonos y eucaliptos reforestados, a granel, me acompañan ahora hasta el núcleo de Amenal. Accedo por pista asfaltada y pasando el río Brandelos cruzo la N-547 por un paso bajo, al que le sigue un fuerte repecho que sube a Cimadevila. Último núcleo del Concello de O Pino.

El paseo por el bosque de eucaliptos ha sido espectacular. Los habitantes de la zona lo utilizan mucho para ir de paseo o en bici, ya sea en verano o en invierno, primavera u otoño. Si hace calor te protege del sol y si llueve te protege de la lluvia. Como si fuera un túnel. Impresionante. Rodeamos el perímetro del aeropuerto. Dejando a mano izquierda varias hileras de balizas. Después de cruzar una carretera secundaria entramos en San Paio, aldea de la parroquia de Sabugueira.

13, precioso número.
Unas vacas saludando.

El pensamiento ya puesto en la llegada. Pero voy avanzando casi sin darme cuenta. Cruzo el río Sionlla, cubierto de ovas y conocido como arroyo de Lavacolla. Lugar donde los peregrinos se despojaban de sus sucias vestimentas y se lavaban en vistas de su próxima llegada a Santiago.

A la vera del río va el camino.

Pasamos junto al centro de la TVG (Televisión de Galicia). Giro 90º a la izquierda para hacer lo propio junto al centro territorial de RTVE. Continuamos hasta la urbanización San Marcos, antesala del Monte do Gozo, otro de los puntos míticos del Camino de Santiago. Es la última parada antes de llegar a la plaza del Obradoiro. La última parada para descansar, para rezar, para hacerse fotos, para tomar algo, para pensar… Porque ya la cuesta abajo indica que el Camino está llegando a su fin.

En el Monte do Gozo está el monumento al Papa Juan Pablo II. Qué distinto ¿no? del actual Papa Francisco I. Monolito que se erigió con motivo de su visita a Santiago de Compostela, cuando presidió allí la IV Jornada Mundial de la Juventud. Este monte, llamado también Monxoi, dicen que es hoy un triste reflejo del lugar en el que los peregrinos medievales se emocionaban al divisar, tras el largo y peligroso viaje, las torres de la catedral.

Llegada a la capital de Santiago de Compostela.

La llegada a la capital gallega y la entrada a la plaza del Obradoiro, en el día grande de Galicia, 25 de julio, es apoteósica. Rápidamente me fui a dejar mis cosas y a ducharme al Hotel Bonaval (71,28€ la noche) para dirigirme hacia la catedral. Por mucho que viaje creo que la emoción que sentí al entrar en este lugar no me volverá a ocurrir, fue algo increíble. Y con un tiempo de lujo. En fin, una maravilla. Termina mi aventura en el Camino de Santiago y no podía ser de otra manera que con unas fotos de mis acompañantes en esta última etapa. Emocionante la entrada a la plaza del Obradoiro.

Peregrinos en la plaza del Obradoiro.

Para terminar, las dos pelis de este final tan emocionante. En la primera cuento toda la etapa de hoy y en la segunda aparece lo mejor de este Camino de Santiago: la entrada en la plaza del Obradoiro. Deseo que toda esta aventura os haya gustado lo mismo que me gustó a mí. Os espero en nuevas andanzas muy pronto. diariodeandar continúa su viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.