Etapa 20: León – San Martín del Camino

Sábado, 27 de agosto de 2016

Los peregrinos de hace cientos de años abandonaban León por el puente de piedra sobre el río Bernesga. Al igual que ahora, no sin antes recoger su dádiva de pan en el hospital de San Marcos. Pan no he recogido pero retrocedí unos metros para visitar tan emblemático lugar. Domenico Laffi describe en su guía cómo sus hospitaleros marcaban el bordón de los peregrinos, a modo de sello, para autentificar su paso por León (allí me han sellado mi credencial). Sobre el viejo edificio de San Marcos, la Orden de Santiago levantó a partir de 1513 lo que sería una de las grandes obras arquitectónicas del renacimiento español. Reconvertida ahora en Parador Nacional.

Frente al Parador.

Nada más abandonar León, todo peregrino debe afrontar el páramo leonés. Donde el Camino medieval debía de seguir el mismo trazado que la calzada romana entre Legio y Astúrica. Aunque su localización exacta es dudosa, lo cierto es que hoy la sirga peregrina coincide plenamente con la N-120 entre León y Astorga. Si mala fue la entrada a la ciudad, peor es la salida. Por fortuna se ha habilitado un andadero en paralelo que, salvo contadas ocasiones, aísla al caminante del asfalto. Aunque no así del molesto estruendo del tráfico. Es el precio a pagar por seguir la huella verdadera del camino francés.

Imagen de Santiago peregrino.

Vamos dejando poblaciones atrás: Trobajo del Camino, Virgen del Camino, Valverde de la Virgen… Atravesamos Valverde a la vera de la N-120 y a la salida retomamos el andadero hasta la siguiente población, también partida por la nacional: San Miguel del Camino. Desde San Miguel hasta la siguiente localidad hay 7,7 kilómetros. Así que conviene plantear una parada a estas alturas de la etapa.

Mochila

Llego a Villadangos del Páramo y por la misma calle Real bajo hasta cruzar un canal de riego. Continúo entre chopos durante no más de 400 metros para volver a la compañía de la sonora N-120. Una recta de 3,8 kilómetros nos lleva hasta el centro de San Martín del Camino. Que destaca a lo lejos por su peculiar depósito de agua.

Una especie de ovni sustentado sobre una columna de hormigón -en realidad, el depósito de agua del pueblo- anuncia la llegada a San Martín del Camino, mi final de hoy. Final con cifras redondas porque llego a la etapa número 20 y alcanzo los 500 kilómetros desde que empecé. Allá por el mes de julio, en Saint Jean Pied de Port. Algo que me resulta interesante. Nada más llegar me acerco al albergue donde me quedo hoy, el Albergue de Peregrinos Santa Ana, 31€ el alojamiento más desayuno. Entrar y «besar el santo», su propietario me prepara una cervecita bien fresca y me enseña los productos de su huerta.

Después me voy a mi habitación a descansar un rato, asearme y ver las fotos de la jornada. Os dejo la lista de los enlaces de los albergues de esta localidad, en el la que ya no incluyo en el que me hospedo yo. También, a continuación, la peli de hoy:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.