Etapa 15: Boadilla del Camino – Carrión de los Condes

lunes, 22 de agosto de 2016

Esta mañana los pasos me dirigen entre campos de cultivo al sendero que bordea el Canal de Castilla. Obra de ingeniería civil comenzada a finales del siglo XVIII, por iniciativa del marqués de la Ensenada. Para transportar mercancías entre las capitales castellanas y el puerto de Santander. Los sacos viajaban a bordo de barcazas arrastradas por mulas que tiraban de ellas desde la senda que ahora pisa el peregrino. La obra quedó inconclusa. Pero legó 207 kilómetros de canales y algunas maravillosas esclusas, como la cuádruple de Frómista. Nuestro camino sigue en paralelo al Canal durante más de tres kilómetros. Llega hasta un conjunto de esclusas que en este punto permitían a las barcas salvar un desnivel de más de catorce metros. Cruzamos al otro lado del Canal y entramos en el casco urbano de Frómista.

Llego a San Martín de Frómista en menos de seis kilómetros y lo que aparece ante mis ojos es la famosísima iglesia de San Martín. Uno de los más brillantes ejemplos del románico español. Formó parte de un monasterio fundado en 1066 por doña Mayor, esposa de Sancho III de Navarra. La misma que fomentó la construcción del vado de Puente la Reina. Consta de tres naves con sus respectivos ábsides, un cimborrio octogonal y dos torres cilíndricas. Una auténtica belleza.

Una maravilla del románico.

Y esta etapa poco más tiene hasta llegar al destino, Carrión de los Condes. En etapas anteriores el esfuerzo había que ponerlo en subir y bajar montañas o salvar diversos tipos de terreno. En la llana Palencia tengo que concentrar mis voluntades en vencer la monotonía de una meta siempre demasiado lejana; de un final que, como un espejismo, siempre parece próximo pero luego se diluye entre la calima del mediodía. Nunca desde la salida de Saint Jean la sombra fue tan escasa y apreciada. Nunca madrugar resultó tan importante, y más en estos días de intenso calor. La foto que viene a continuación es el camino desde Frómista hasta Carrión, idéntico todo el rato. Pasamos por Población de Campos, Revenga de Campos, Villarmentero de Campos y tras cruzar por Villalcázar de Sirga, llegamos a nuestro destino seis kilómetros después.

Camino por delante.

En esta bella localidad de Carrión de los Condes el alojamiento que he elegido para pernoctar ha sido el monasterio de San Zoilo. Convertido ahora en hospedería de lujo, que conserva un magnífico claustro renacentista, San Zoilo fue uno de los grandes albergues de caminantes de la antigüedad. Así lo reflejan las principales guías de viajes de aquella época, como la del alemán Künig o el francés Senlis. La noche sale por 50€ con desayuno incluido, que si sales muy temprano te preparan un picnic en una bolsita. Os dejo los enlaces de los albergues en esta localidad:

Después de visitar el monasterio ya entra un poquito de hambre, es la hora de comer y hoy toca pegarse un homenaje. La ocasión bien merece la pena. Ya he llegado a la etapa 15 del Camino de Santiago y eso hay que celebrarlo por todo lo alto.

Y casi para terminar, aquí dejo la foto a la entrada de Carrión de los Condes. Con mis compañeros de viaje en estas jornadas: de izquierda a derecha Flor, Dolors y Amelia (de Barcelona) y yo estoy entre Luis y Víctor (de Zaragoza).

En grupo se hace el camino.

Porque para el final MARÍA, mira las fotos que he puesto, otra iglesia que lleva tu nombre. Fíjate sobre todo en la talla de Santa María del Camino con el niño.

De nuevo una etapa interesante que deja el siguiente vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.