Etapa 4: Pamplona – Puente La Reina

jueves, 21 de julio de 2016

Esta mañana he dejado atrás la ciudad de Pamplona. Me dirijo con alegría y tranquilidad al nuevo objetivo, dos docenas de kilómetros me esperan por delante. Por un andadero, tras dos kilómetros, se llega en ligera pendiente hasta Cizur Menor, población de la Cendea de Cizur. Cendea es un término utilizado en Navarra para designar al conjunto de varios pueblos que componen un sólo ayuntamiento. Drásticamente, los campos de cereal y las pistas de concentración se apoderan del paisaje y comenzamos a ganar altura con sosiego. Llegaré hasta una pequeña balsa de agua en el lugar de Guenduláin. Antiguo señorío despoblado – a la derecha del Camino – formado por el palacio y la iglesia. Un par de kilómetros más arriba está Zariquiegui, última población de la Cendea de Cizur en el Camino de Santiago.

Ahora el Camino de Santiago atraviesa la sierra del Perdón en su camino hacia la localidad de Puente la Reina. El punto más alto de su paso se encuentra a 770 metros de altitud. Tras construirse el parque eólico del Perdón, la empresa EHN (encargada de los molinos) y la asociación de amigos del Camino de Santiago promovieron la construcción en 1996 de un monumento al peregrino.

También se construyó en ese momento una peana en honor a la virgen del Perdón con los restos de la antigua ermita. Esto ha llevado a que varios pueblos de la zona realicen una romería el 30 de agosto a este lugar. La escultura es obra de Vicente Galbete, está realizada en chapa, y representa una comitiva de peregrinos de distintas épocas que se cruzan con la línea de molinos de viento. El texto que acompaña a la obra dice “Donde se cruza el camino del viento con el de las estrellas.”

Bajo el zumbido de los aerogeneradores, después de un merecido descanso en este espectacular mirador, comienza el descenso sobre incómodas piedras sueltas y entre coscojas y encinas. Me dirijo hacia las localidades de Uterga, Muruzábal y Obanos. Desde Muruzábal es posible desviarse hasta la ermita de Eunate y volver al sendero en Obanos. Son cinco kilómetros más a añadir al itinerario de hoy. Renuncio a acercarme hasta ella porque el cansancio acumulado de estos cuatro días solamente me hace pensar ya en alcanzar la meta de esta etapa. Saliendo de Obanos cruzamos la carretera para continuar a la vega del río Robo hasta la entrada de Puente la Reina. Justo en la entrada de esta bella localidad se encuentra mi alojamiento de esta noche, que por 66€ (desayuno incluido), me va a cobijar hoy. Es el Hotel Jakue. Si estás buscando otro tipo de alojamiento aquí te dejo algunos enlaces:

Todos hacen el Camino de Santiago de la mejor manera posible, algunos vienen acompañados de sus mascotas. Y, después de organizar las fotos de la jornada, me voy a meter un buen chuletón para el cuerpo. Estoy reventado. Hasta luego.

El trayecto de hoy se ha caracterizado por el conocidísimo Alto del Perdón y por su final en una localidad que es un cruce de caminos: el que llevo yo, el Francés, y el que viene de Somport, el Aragonés. Me refiero a Puente la Reina, con su mítico puente del siglo XI y cruzado por cientos de miles de peregrinos desde hace más de mil años. Entre la fértil cuenca en la que se asienta Pamplona y la llanura navarro-riojana sólo he tenido ese obstáculo. Luego el pedregoso terreno me ha llevado hacia el final de esta cuarta etapa. En la peli de la jornada de hoy, que os dejo a continuación, veréis más imágenes del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.