Etapa 9: Nájera – Santo Domingo de la Calzada

Etapa 9 del Camino de Santiago
Etapa 9 del Camino de Santiago

Santo Domingo de la Calzada nos espera al final de esta etapa 9 del Camino de Santiago. Nagera, Najara y Naj-ara en la antigüedad, surgió a raíz de las luchas de los reyes de Navarra y Castilla contra los infieles. Alfonso VIII la incorporó a la corona castellana en 1176. Sancho el Mayor mandó acuñar allí la primera moneda de la Reconquista. Y en el siglo XI se fundó la abadía cluniacense, el actual monasterio, donde se venera a la virgen de la Terraza, cuya prodigiosa aparición dio pie a la fundación de la ciudad. Villa y comarca mágica marcada por el Grial y la sierra de la Demanda. La antigua capital de La Rioja y Navarra hasta 1076. En sus calles, en su puente medieval que salva el río Najerilla, en sus bellos palacetes, casonas medievales y templos, atesora historia, magia y leyenda.

Etapa 9 del Camino de Santiago
Monasterio de Santa María la Real

De nuevo me arrepiento de no haber hecho noche en esta bellísima localidad. Donde destaca claramente la iglesia-monasterio de Santa María. El adusto aspecto que ofrece desde el exterior revela que es una construcción inacabada. Los contrafuertes hacen que parezca un castillo en lugar de un templo religioso. Un enclave donde se fraguaron crónicas caballerescas en torno a la cueva-altar de Santa María y la virgen Negra. Se sale de Nájera por el antiguo Camino que pasaba junto a la abadía cisterciense de Cañas. Aquí tenemos la posibilidad de desviarnos o seguir rumbo a Azofra, a la antigua Sufra árabe, poblada por moros pecheros. Como siempre, elijo la opción que sigue por el camino original y me dirijo a esa pequeña localidad.

Itinerario de la etapa 9 del Camino de Santiago.

martes, 26 de julio de 2016

A los 5,7 kilómetros de Nájera llego a Azofra y poco después de Azofra se cruza la carretera que va a San Millán de la Cogolla, población fuera de la actual ruta jacobea pero muy visitada por los antiguos peregrinos, que se desviaban para descansar en sus célebres monasterios de Suso y Yuso. Suso es un eremitorio mozárabe excavado en la montaña, en el que vivieron el eremita San Millán y sus seguidores. Las Glosas Emilianenses, primeras palabras conocidas escritas en romance castellano, se escribieron como anotaciones al margen en un códice en este monasterio en el año 964. Los reyes de Navarra ordenaron construir otro monasterio más grande, el de Yuso, en la llanura. Aunque excluido del moderno trazado jacobeo, San Millán de la Cogolla es un lugar de referencia y un templo de gran relevancia histórica y cultural

Etapa 9 del Camino de Santiago

La que sin duda es la etapa más atractiva del Camino en La Rioja me ha ofrecido hoy una jornada, la etapa 9 del Camino de Santiago, sin apenas asfalto. Algo que es muy de agradecer, sobre todo para mis pies. Abandono Azofra, tierra de la literatura, de la geometría sagrada de San Millán de la Cogolla, de moros pecheros, para adentrarnos en unos paisajes estupendos. La senda atraviesa otra población más antes de su llegada a Santo Domingo de la Calzada: Cirueña. Muy afeada por una urbanización fantasma y un campo de golf. Lo que desentona con el paisaje circundante de cereal, que ya en las proximidades de Castilla roba todas las hectáreas a la vid. Voy sumando kilómetros en esta aventura. Después de casi nueve etapas me acerco a una cifra muy redonda, y me emociono al comprobar que ya llevo esa distancia: 200 kilómetros.

Etapa 9 del Camino de Santiago

Hacia Santo Domingo en la etapa 9 del Camino de Santiago

Paso Cirueña de refilón por la calle Barrio Bajero. A la salida me encuentro con un breve tramo de carretera que lleva hasta otra pista agraria. Tras una suave ondulación se descubre Santo Domingo de la Calzada. Donde como un faro vigía despunta la torre barroca de la catedral. El prólogo a Santo Domingo son varios almacenes y naves. Después sigo junto a la carretera de acceso que conduce hasta las calles 12 de mayo y Mayor. Allí está el ambicioso albergue de peregrinos. Y el final de esta etapa 9 del Camino de Santiago. La amurallada urbe me recibe entre casonas nobles y palacetes de piedra. La ciudad fue construida al pie del Camino y para el Camino; de ahí el término «calzada». Así esta población jacobea se convirtió en eje de peregrinos y siguió creciendo. Una urbe, cabecera de comarca, que aún hoy sigue ayudando a los peregrinos.

La Compostela riojana debe su existencia a Domingo, un vecino de la cercana localidad de Viloria que pasó a la historia como Santo Domingo de la Calzada, el mayor benefactor del Camino, al que dedicó buena parte de sus 90 años de existencia. Cuenta la tradición que santo Domingo, tras haber sido rechazado como fraile en dos monasterios, optó por la vida eremita retirándose en soledad a un bosque de encinas junto al río Oja. Y allí, viendo las penurias que pasaban los peregrinos, decidió ayudarlos construyendo una ermita dedicada a Santa María. También un puente para cruzar el caudaloso río y un albergue-hospital que diera cobijo y asistencia a los concheiros. Pero su labor no se detuvo ahí: siguió con la construcción de más puentes, hospitales y caminos.

El gallo y la gallina

Erigida en 1158 para guardar los restos de santo Domingo, sobre la propia iglesia construida por él, adquirió la condición de catedral en 1232. Estoy hablando de la catedral de Santo Domingo. De trazado gótico sobre planta románica, consta de tres naves, cortada por un crucero, tribuna y una girola románica. En el interior descubriremos grilletes y cadenas colgados en las paredes. Exvotos y reliquias dejados por los presos que realizaban el Camino para expiar sus delitos. Justo al lado, empotrado en el muro, hay un corral gallinero de estilo gótico. Habitado por un gallo y una gallina, que recorren libremente el santuario durante las liturgias. Se rememora así uno de los milagros más populares del Camino.

Es famoso el milagro del gallo y la gallina. Según el cual se dice que Domingo García (el santo) demostró la inocencia de un peregrino acusado erróneamente de muerte al hacer volar una gallina que estaba asada en el plato. En recuerdo de estos hechos, en la catedral calceatense hay siempre un gallo y una gallina vivos. Extendiéndose el dicho de «En Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada». Decir que hoy pernocto en el Hotel El Corregidor, con un coste de 39€ sin el desayuno. Céntrico y bien situado. Para salir mañana bien pronto en dirección a Belorado. A continuación os dejo los enlaces de los distintos albergues que hay en esta localidad:

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.