Etapa 5: Puente la Reina – Estella

viernes, 22 de julio de 2016

La gran mayoría de peregrinos hemos pernoctado en los albergues situados a la entrada de Puente la Reina. Así que despierto del sueño por la calle del Crucifijo, pasando bajo el arco que une la iglesia con el convento sanjuanista. Cruzo la nacional para entrar en la calle Mayor. A la derecha se alza la iglesia de Santiago con su rica portada de principios del siglo XIII. Al final de la calle, el monumental puente románico sobre el río Arga que da nombre a esta localidad. Es seguro que fue construido para el paso de los peregrinos, aunque no lo es tanto que fuera ordenado levantar por la reina doña Mayor.

Alimentamos a la Historia cruzándolo y giro a mano izquierda para pasar la nacional y despedir Puente la Reina por Zubiurrutia. El barrio de las monjas. Donde existe un convento de las Comendadoras del Espíritu Santo. Sigo durante un par de kilómetros el curso del río Arga por su margen derecha. Me voy alejando de su cauce para virar provisionalmente hacia el noroeste. El cambio de dirección conlleva afrontar una dura cuesta bajo, una mancha de pinar repoblado que muere junto a la A-12, la autovía del Camino. Entramos en la comarca de Val de Mañeru y llegamos al pueblo que da nombre al valle.

A la salida vemos aparecer en el horizonte una de las postales del Camino. Lo tiene todo: una senda rodeada de cereal y viñedos, transitada por peregrinos, que avanza hacia un pueblo de traza medieval situado sobre una colina. La localidad en cuestión es Cirauqui y para llegar hasta el centro hay que sudar de lo lindo por su entramado de calles empinadas. 

Pocas imágenes más de la jornada de hoy ya, al poco se me bloqueó el móvil y no pude recoger algunos momentos de la ruta entre estas dos localidades tan importantes en el Camino. Un poco contrariado hice todo el trayecto. ¿Aviso de la parte espiritual de esta experiencia? ¿O pura casualidad? Venga, opiniones. En el kilómetro 18 ya he dejado atrás Lorca y Villatuerta y enfilo hacia la meta de esta jornada. Una vez desbloqueado mi dispositivo, y ya en Estella, os dejo algunas imágenes de esta villa. Creada única y exclusivamente para atender a los peregrinos que iban hacia Santiago de Compostela, por el rey Sancho Ramírez de Pamplona y Aragón.

Esta noche me alojo en el Hostal El Volante. Hoy termino pronto de escribir en mi diario-blog, puesto que al fallarme el móvil no tengo muchos recuerdos gráficos. A pesar de todo una peliculilla pude hacer. Os dejo enlaces de los albergues que hay en Estella y después el vídeo:

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.