Etapa 31: Arzúa – O Pedrouzo

Lunes, 24 de julio de 2017

Poco que decir de esta Etapa 31. Quizás porque todo peregrino afronta esta jornada como la antesala del último día y eso intercala diferentes sentimientos. La alegría, por un lado, de quedarte a un paso de Santiago de Compostela. La tristeza, por otro, de que llega el final de esta hermosa aventura. Comenzada más de 700 kilómetros atrás, en aquel julio de 2016 en Saint Jean Pied de Port.

La mañana ha sido tranquila. Llegué muy pronto al destino de hoy. Vine más deprisa que de costumbre porque tenía que volver en autobús a Palas de Rei, recoger el coche y dejarlo en Santiago para tenerlo a mano para mañana. En total hice 24 kilómetros en cuatro horas, a una media de 6 kilómetros la hora. Nunca había ido a esa velocidad, andando. Estuvo bien.

Una vez que llego a O Pedrouzo, y antes de ir a mi alojamiento, la Pensión Avenida (30€ la noche), cojo un autobús con destino a Palas de Rei, voy a por el coche. Es curioso ver desde la ventanilla a compañeros de Camino con los que me he cruzado esta mañana. Me dirijo a Santiago de Compostela,  dejo mi automóvil en el parking del hotel donde me voy a quedar mañana y vuelvo en autobús a la localidad donde terminé de caminar esta mañana.

Los albergues que hay en O Pedrouzo, a continuación:

Termina la tarde en O Pedrouzo con algunas nubes en el horizonte, hacia allá es adonde miro imaginando que mañana estaré debajo de ellas caminando hacia Santiago de Compostela. Ese pensamiento hace que me dirija hacia mi habitación con idea de que me venza pronto el sueño. Veinte kilómetros tan sólo frente a los 755,3 ya recorridos desde nuestro primer día al otro lado de los Pirineos. Lejos, muy lejos, aunque sólo hayan pasado varias semanas, quedan ya los bosques navarros, las cepas riojanas, la vasta meseta castellana. Pero incluso los montes de León y el mítico O Cebreiro, que franqueamos hace siete jornadas. Santiago, la plaza del Obradoiro y la catedral, ante la que nos emocionaremos, seguro, se encuentran aquí al lado. Pero eso es una historia que os contaré mañana, ahora, la pequeña peli de la Etapa 31.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.