Etapa 28 del Camino de Santiago: Sarria – Portomarín

Etapa 28

Varios detalles de interés alivian esta etapa 28. El que más gratifica al peregrino se encuentra en la cuneta de una humilde carretera local entre Brea y Ferreiros, frente a una hilera de robles. Es el mítico kilómetro 100, cuyo mojón, por obra y gracia de los incultos de turno, se ha afeado por numerosas pintadas, lo cual no quita para que a partir de este punto la distancia a Santiago se mida con dos guarismos, con todo el efecto multiplicador sobre la resistencia y la fe del caminante que este hecho conlleva. La jornada es también un plácido deambular hasta Portomarín, importante villa medieval, trasladada forzosamente por culpa de un pantano. Es la cara más desconocida de Galicia, vedada a quien utilice un vehículo distinto al pedestre. La cadena de aldeas por las que se pasa es puro espejismo.

Etapa 28

Viernes, 21 de julio de 2017

Esta Etapa 28 de mi caminar por la ruta jacobea, es para una gran mayoría de peregrinos su primera jornada. Sarria está muy cerquita de los míticos y últimos cien kilómetros. La distancia mínima que hay que recorrer a pie para ganar la tan ansiada Compostela. Para un buen porcentaje de caminantes, la rúa Maior de Sarria es el kilómetro 0 de su peregrinación a la capital gallega. A primeras horas del día y, sobre todo, en los meses estivales, la calle daría para realizar una estadística más que fiable sobre las edades, razas, nacionalidades y vestimenta de los peregrinos que se dirigen a Santiago.

No defrauda para nada esta etapa 28. Al igual que las dos anteriores. Ni al primerizo que comienza ahora a dar sus primeros pasos ni al experimentado peregrino que, al igual que un servidor, llevamos etapas de todo tipo. La de hoy ofrece numerosas aldeas de varios concellos gallegos. Ninguna gran población desde el inicio hasta el final. Buenos ejemplos del románico tras atravesar pistas vecinales asfaltadas, sendas y corredores rurales, puentes medievales, pasarelas rústicas… A continuación os dejo las dos guías que he seguido para completar mi Camino, además de la web de la Guía Consumer de Eroski:

Aumento de peregrinos en la etapa 28

Ya estaba avisado de que a partir de Sarria el número de caminantes aumentaba, pero la verdad es que no he notado en exceso la «muchedumbre» de la que me habían hablado y que había leído en algunos sitios. Cierto es que hay más gente, pero se nota a la llegada a los lugares de descanso o de pernoctación. El sendero es muy largo y estamos muy repartidos. Por lo que es fácil que en algunos momentos se vuelva a sentir la soledad infinita de aquellos lejanos ya páramos de las tierras palentinas.

Entre muros de piedra y castaños alcanzamos Brea para llegar, primero al falso mojón de los 100 y unos metros más adelante al verdadero. Coronado de piedras y bañado en graffiti. Bastaría comenzar a pie en este punto para obtener la Compostela pero la peregrinación no es un certificado. El destino es el propio Camino. Pasada la aldea y tras el solitario caserío de Morgade, aparece una pequeña ermita de piedra, donde los peregrinos suelen dejar mensajes. Su sencillez y su estructura inalterada en el tiempo revelan cómo debieron de ser la mayoría de las capillas y eremitorios que jalonaban la ruta jacobea en la Edad Media. La humedad de las paredes aún deja intuir unos frescos.

Etapa 28
Etapa 28

Menos de 100 kilómetros

En la primera parada que hice en esta etapa 28 para descansar, y mientras me comía un apetecible bocadillo de bacon con queso, me senté enfrente de este precioso árbol que está debajo de estas líneas. Espectacular. Las raíces se adentraban en la roca, podéis verlo en el vídeo que he puesto al final de esta entrada como resumen de la jornada de hoy. ¿Nombre? Un carballo.

Etapa 28

Un brusco descenso nos acerca hasta el río Miño. El puente, de más de 350 metros de longitud, nos acerca hasta el Portomarín de fachadas blancas y tejados grises.  La entrada al pueblo se hace por uno de los arcos del viejo puente romano – medieval, reconstruido para asentar una escalinata y colocar una pequeña capilla. Subimos por ella y pasando el Centro Virtual de Información al Peregrino nos dirigimos hasta el centro del pueblo.

Ya en el centro, me encuentro con el templo-fortaleza construido en el siglo XIII. Perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén y fue reedificado piedra por piedra en el lugar actual debido a la construcción del embalse de Belesar. Consta de una nave con cinco tramos cubiertos de bóveda de crucería y de cañón apuntado. Las torres presentan remate almenado. Allí me hago algunas fotos con mis jóvenes amigos Josu y Borja.

Portomarín en esta etapa 28

El pueblo que lleva mi mismo apellido tiene una curiosa historia que todo peregrino cuando hace balance de los pueblos que ha visitado siempre recuerda. Portomarín fue un importante lugar de paso en el medievo. Tuvo hospital y un sólido puente sobre el Miño, destruido por doña Urraca en su intento por frenar el avance de las tropas de su marido, Alfonso el Batallador, y vuelto a levantar en 1120. Pero mejor que pinchéis en la palabra Portomarín para que os informéis al respecto.

El motivo por el que inicié el Camino de Santiago todos los que me conocen lo saben y lo describo al comienzo de este diariodeandar. Pero uno de los alicientes que tiene esta ruta a diferencia de otras es la cantidad y variedad de personas que conoces. Esta tarde, y después de la misa que hubo en la iglesia de San Nicolás, un buen numeroso grupo de peregrinos nos hicimos estas fotos. Por lo que a esto le llamo yo uno de los momentos del Camino, sin duda alguna un rato de alegría y alborozo que a todos los caminantes nos hace sentirnos mucho mejor.

Etapa 28

Haciendo honor a mi profesión esta noche me alojo aquí, por 60€ el alojamiento. Pinchando en la foto se accede a la web de la…

Casa del Maestro

Etapa 28

Os dejo a continuación los enlaces a los albergues en Portomarín y, para terminar, la peli de esta etapa 28. Ya con un poquito de imágenes en 4K, alta resolución para el Camino de Santiago.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.