Etapa 24: Ponferrada – Villafranca del Bierzo

Sábado, 15 de abril de 2017

Entro de lleno en El Bierzo, una comarca rica y singular, con características diferentes al resto de León. Entre ellas un microclima más benévolo, del que en la jornada de hoy he dado fe. Incluso llegó a ser provincia independiente del resto de León entre 1822 y 1823. El Camino la cruza en su totalidad, desde Ponferrada, en un borde, hasta el otro extremo, donde Villafranca abre ya las puertas a Galicia.

La etapa de hoy no tiene mucho misterio, nada de particular, más corta que la que aparece en el perfil (pernocté a las afueras de Ponferrada y me ahorré para esta jornada 5 kilómetros). Todo su atractivo se guarda para el final, en la preciosa localidad de Villafranca del Bierzo. Las fotos que dejo son las pocas que me han llamado la atención: un cruceiro en mitad del paseo, la señal de 200 kilómetros para Santiago poco antes de llegar a Cacabelos y la flecha en dirección… ¿deseado camino para algunos?

La Moncloa.

Dejamos atrás Compostilla, Columbrianos y Fuentes Nuevas y llegamos a Camponayara. Ponemos fin a esta población de servicios de 4.200 habitantes junto a una cooperativa de vino y un área de descanso. Por una pista de gravilla alcanzamos la autovía A-6, que sorteamos por un paso elevado. Siendo el tramo que comienza el más relajado de la jornada hasta que llegamos a nuestro destino. Y, por supuesto, no podían faltar las fotos de una iglesia con tu nombre, cariño. Hoy también encontré una:

Por un camino de gravilla, apodado de La Virgen, pasamos junto al estudio de escultura Arturo Nogueira. Por donde afrontamos una fuerte subida que da paso a varios toboganes hasta las primeras casas de Villafranca del Bierzo. He llegado a mi destino, ya queda menos para el objetivo final.

Termino con algunas imágenes de la llegada a las 11,30 a Villafranca y de la peli de hoy. Tenía que llegar antes de la una porque a esa hora salía el autobús hacia Astorga (si, hacia atrás) para ir a recoger el coche y dejarlo al final de la etapa de mañana, la última de este pequeño inciso en la ruta jacobea. Así que volví en autobús al inicio de mi pequeña aventura de cuatro días, dejé el coche en O Cebreiro, una pareja me llevó en su furgoneta a Piedrafita para volver a coger el autobús de vuelta a Villafranca y al hostal. Vaya lío, ¿eh? Esta noche duermo en el Hostal Restaurante Méndez, por 35€ más desayuno. Más albergues:

Cita de Hernán Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.