Etapa 17: Moratinos – El Burgo Ranero

miércoles, 24 de agosto de 2016

Esta etapa ha sido la de las ausencias. La ausencia de los mañicos. Que a primera hora de la mañana abandonaron el alojamiento rumbo a su Zaragoza querida. Ausencia de las barcelonesas. Que se alojaron en un pueblo anterior al mío y se quedaban también en uno antes y no nos vimos en toda la jornada. Y ausencia de peregrinos, que si bien ayer me crucé con un montón hoy apenas he coincidido con una docena. Es decir, una etapa del Camino totalmente en solitario, pero que al madrugar (salí de noche) y salir más adelante (en lugar de los 30 kilómetros de rigor hice 27) no se hizo eterna como la de ayer.

En la provincia de Palencia ya.

Por la senda traspasamos el límite entre Palencia y León. Última provincia castellana que ostenta el récord de kilómetros del Camino. Un total de 214,4 que ya esperan a ser descubiertos. De nuevo una etapa aburrida, sin nada digno de reseñar. Tampoco personajes extraordinarios ni anécdotas divertidas. Lo más destacable de hoy es que hice los 27 kilómetros muy bien. Y los pies, como todos los días desde que retomé el Camino en Burgos, han estado perfectos.

Llama la atención en las últimas localidades la gran cantidad de viviendas que quedan en pie que se hicieron de adobe. Material básico de la arquitectura tradicional de estos primeros pueblos leoneses: Sahagún, Bercianos del Real Camino, El Burgo Ranero… Fijaos bien en la ermita de San Roque.
Por estos lares se encuentra la mitad geográfica del Camino de Santiago (camino francés), dicen que en Sahagún, también que en alguna localidad palentina de la etapa anterior. El caso es que por aquí cerca está y depende también si toman como punto de partida Saint Jean o Roncesvalles.
Además de madrugar y así evitar las horas de máximo calor, he de decir que el sendero de esta jornada está bien protegido de los rayos solares casi en su totalidad. Debido a la gran cantidad de árboles que acompañan su recorrido hasta el lugar de destino. Algo de agradecer.

La llegada a mi destino se separa unos metros del sendero oficial para acercarme a mi alojamiento de esta noche, el Hotel Castillo El Burgo. Donde por 37,95€ dormiré plácidamente. Allí me encargo de actualizar el diario-blog de mi camino y de editar el vídeo. En este vídeo veréis unos segundos de negrura, no es un fallo, lo que ocurre es que eran las 6 y veinte de la mañana y no se veía absolutamente nada. Pero mereció la pena madrugar, lo de ayer no se podía volver a repetir, menudo calor. Y qué bonito pasear bajo la luz de la luna. Pero antes de esa pequeña peli os dejo los enlaces de albergues en esta zona:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.