Etapa 13 del Camino de Santiago: Burgos – Hontanas

De vuelta de nuevo en el Camino después de veinte días que llegué a Burgos desde Saint Jean Pied de Port. Por lo que reanudo la marcha otra vez desde la capital burgalesa. Días fantásticos los que viví hace unas semanas y que espero vuelvan a repetirse en esta segunda aventura de la ruta jacobea. Sin duda alguna Burgos marca un punto de inflexión en la senda. Se acaban las montañas (que tanto me agradan), los valles y las llanuras ondulantes. Comienzan los paisajes lineales, monótonos y austeros. En esta etapa 13 del Camino de Santiago retomo la senda jacobea. Y vuelven los recuerdos de hace muchos años. Aquí estuve hace ahora 25 años haciendo el servicio militar. Estuve doce meses y conocí muchos rincones de esta capital. Ahora me despido de nuevo, espero que vuelva por esta bonita ciudad en otra ocasión. Comienza la aventura.

Etapa 13 del Camino de Santiago

Esta etapa 13 se divide en dos mitades bien diferenciadas. La primera, hasta Rabé de las Calzadas, resulta un ameno paseo por el valle del Arlanzón, cuyas localidades aportan servicios y vida a la ruta. Tras Rabé, los pasos se adentran definitivamente en las soledades castellanas, apenas un anticipo de lo que se avecina. El terreno parece un calco de sí mismo: mesetas pedregosas separadas por valles dóciles, cubiertos de trigo. Tras superar la primera planicie, aparecen Hornillos y su acogedor albergue. De nuevo en ascenso, se atraviesa la segunda meseta para descender a Arroyo San Bol, un lugar especial donde pueden hacer noche los que anden justo de fuerzas. No hay nada en San Bol, aparte del recuerdo de un monasterio antoniano y un albergue singular que da cobijo al peregrino allí donde nada se encuentra. Un tercer rellano coloca al caminante en su destino.

Etapa 13 del Camino de Santiago
Saliendo de Burgos

sábado, 20 de agosto de 2016

Pensaba que hasta el año que viene no iba a decir «saliendo de Burgos» pero esta mañana lo dije. Y es que el Camino te llama. Si lo empiezas ya no lo puedes dejar. Hoy comienzo la segunda parte de esta aventura, con la etapa 13 del Camino de Santiago: Burgos – Hontanas. Espero que sea tan enriquecedora como las anteriores etapas. Dejar atrás la viva ciudad de la catedral en pos de la despoblada meseta es un ejercicio arriesgado, pero no hay marcha atrás. Como viajando en una máquina del tiempo, el peregrino del siglo XXI se interna en la sobria Castilla en compañía de su sombra y su esfuerzo. Descubriendo paisajes y pueblos casi medievales que otorgan al Camino esa leyenda que ha fraguado desde su origen. Nunca mejor dicho, me embarga la emoción cuando comienzo a dar los primeros pasos de nuevo en la ruta jacobea.

Etapa 13 del Camino de Santiago

Burgos queda atrás en la etapa 13 del Camino de Santiago

Me ahorro dos kilómetros en esta etapa 13 del Camino de Santiago porque mi alojamiento está al lado del monasterio de las Huelgas. Una iglesia, claustros, capillas y jardines que forman un excepcional ejemplo del arte mudéjar en este conjunto monástico románico. Entre batalla y batalla contra los almohades, aquí se nombraba caballeros a futuros reyes, se les coronaba y también se les enterraba. Es el principal monasterio cisterciense femenino en España y cabeza de todos los que se implantaron en la corona de Castilla. La entrada cuesta 6€ y merece la pena realizar la visita. Aviso, los lunes cierra durante todo el año. Atravieso el parque de El Parral, y salgo directamente a la N-120, junto a la estatua en homenaje al peregrino (foto más arriba). Tomando a pocos metros la calle de Villadiego. Ya estoy de nuevo en la ruta jacobea que me lleva a Santiago de Compostela.

Etapa 13 del Camino de Santiago

Un crucero del siglo XVIII nos indica la llegada a Tardajos. La población fue erigida en el mismo lugar en el que, durante la época romana, se encontraba la Augostobriga. Punto en el que confluían las dos antiguas calzadas romanas, y donde hubo un importante hospital para peregrinos. Paso a paso avanzo por el valle del Arlanzón, por la vega y zona pantanosa. Y llego a Rabé de las Calzadas. Fue fundada por Alfonso VI, quien sufrió un aparatoso accidente en su puente medieval. La imagen que viene debajo del campo de girasoles estaba en un pilar de un pedazo de puente de la autovía que une Burgos con León. En un viaducto que se ve al fondo. Aparece la palabra ultreya, de la que había oído hablar pero que hasta hoy no la había visto por ningún lado. Pincha en la palabra si quieres saber más cosas.

Etapa 13 del Camino de Santiago
Etapa 13 del Camino de Santiago

Por tierras de Castilla

Pasado Rabé de las Calzadas llego a Hornillos del Camino. Población amoldada al Camino con una calle principal de paso orientada de este a oeste. Allí paro un ratillo y tomo un refrigerio, el calor ha comenzado. Kilómetros y kilómetros de monótono camino que te da para pensar en mil y una cosas. Pero que en mi caso todavía no me hacen llegar a la espiritualidad que la ruta jacobea propicia. Más adelante dejo a la derecha el cruce que va a Olmillos. Mis pasos continúan por las soledades castellanas, un anticipo de lo que me espera más adelante. Después de 31 kilómetros, y deseando ver Hontanas en lontananza, este pequeño pero precioso pueblo aparece casi como de la nada delante de mis narices, agazapado y oculto. He llegado al final de la etapa 13 del Camino de Santiago.

A Hontanas se la conoce como la villa de las fuentes y el agua. Y aparece de golpe y porrazo como si de un pequeño oasis se tratara. Debe su nombre a sus numerosas fuentes, que abastecen de agua a los peregrinos. Esta pequeña localidad aparece apiñada en torno a la iglesia de la Inmaculada, del siglo XIV. La villa perteneció al obispado burgalés, que la compró por 500 maravedís en el año 1204. Los peregrinos encontraban cobijo en el «mesón de los franceses», que era como llamaban los vecinos al hospital de peregrinos de san Juan, hoy restaurado como albergue. El día comenzó nublado pero a lo largo de la mañana el calor ha apretado de lo lindo. Nada más llegar a mi alojamiento conozco a dos zaragozanos con los que entablo inmediatamente conversación, son Víctor y Luis.

Iglesia de la Inmaculada

Final de la etapa 13 del Camino de Santiago

Lástima que mañana haya que madrugar. Porque Víctor (de Zaragoza) y yo nos habríamos quedado a la fiesta de los 60 y los 70 que montaron en la piscina de Hontanas. Amenizada por la famosa DJ burgalesa Doctora Ye-Yé. Digno de una sección que podría denominarse «El otro camino». Ahora ya es buen momento para irnos a descansar a nuestro alojamiento de hoy, la Casa Rural El Descanso (35€ la noche). Os dejo con los enlaces de albergues de la localidad y con la peli de esta etapa. Espero que os guste y si así es dejad algún comentario y ya sabéis, suscribirse a mi canal. Muchas gracias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.