Etapa 12: Atapuerca – Burgos

Mapa de la jornada

viernes, 29 de julio de 2016

Última etapa de esta primera fase de mi camino de Santiago. Hace 25 años pegaba barrigazos muy cerca de los campos por donde estoy pasando ahora. El recuerdo de la mili en Castrillo del Val (al lado de las cuevas de Atapuerca y muy cerquita de Burgos) es inevitable. Aquí estuve «viviendo» un año y aquí terminará mi caminar, por el momento. Hoy el sendero es aburrido, monótono. El deseo de llegar ya a mi destino hace que la observación del paisaje pase a un segundo plano, lo mejor de hoy está al final, en la catedral. Y, por supuesto, en la grata compañía de otros peregrinos.

Cita peregrina

Desde Castañares, la lógica y la señalización imponen seguir hasta Burgos por el andadero de la N-120, que pasa antes por Villayuda. Sin embargo existe una alternativa mucho más apetitosa que evita la tediosa entrada a la capital. Se trata de tomar el paseo fluvial del río Arlanzón que lleva tranquilamente hasta el mismo centro de Burgos. No es histórica y los puristas del Camino como yo no la apoyan. Pero las ganas de llegar a Burgos hacen que hoy haga esta pequeña excepción. Se inicia en un puente peatonal sobre el río burgalés.

Caminando a la vera del río durante más de tres kilómetros llegaremos junto a la playa Fuente del Prior. El mismo paseo nos llevará en unos cuarenta minutos más hasta el puente de San Pablo o puente del Cid. Reconocible por las soberbias esculturas medievales que adornan sus pilares. Cruzando el puente accedemos a la plaza de El Cid. Allí se encuentra la escultura ecuestre de esta figura notable de la Reconquista. Pasada la estatua tomamos el paseo del Espolón para acceder a la plaza de la Catedral. Casi 300 kilómetros de caminar y doce etapas después, llego a mi destino y consigo mi objetivo. Imponente la catedral de Burgos. Se presenta ante mí con un sol de justicia para recibirme junto al resto de peregrinos que hoy finalizamos nuestro trayecto.

Los inicios de la catedral burgalesa (preciosa su web, no dejes de visitarla) se remontan a 1221, bajo el reinado de Fernando III el Santo. Aunque nada se sabe de su constructor, sí están claras sus influencias francesas. Ese gótico altivo y airoso, que aún hoy impresiona por su grandiosidad, no era habitual en la Península por aquellas fechas.

Me despido aquí también de Rubén, María, Cristina y Patxi. Ha sido muy grata vuestra compañía en las últimas etapas y espero que alguna otra vez volvamos a coincidir. Mucho ánimo para Cristina que hoy coge la bicicleta y continúa hasta Santiago de Compostela.

Y me despido de todos los que habéis seguido, de una u otra manera, este diario-blog. Espero que os haya gustado y que en próximas publicaciones lo sigáis otra vez.

Pasaporte peregrino.

Hoy la peli me deja un grato recuerdo, Burgos siempre lo tengo en la memoria. Aunque la mili fue un año perdido, lo pasé realmente bien. Me encantó esta ciudad y sus alrededores. Pinchad en la imagen y os llevará a los vídeos de hoy:

Después de comer, me despido de mis amigos. Recorro algunas calles burgalesas y compro algún recuerdo. Es hora de ir a mi alojamiento. Hay que descansar. En el hotel feliz me quedo está noche, por 42€. A continuación os dejo los enlaces de los albergues existentes en Burgos:

Cita de Antonio Machado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.