Valle del Jerte

19 de marzo de 2019

Entre las estribaciones occidentales de la Sierra de Gredos y la ciudad de Plasencia se encuentra la comarca serrana del Valle del Jerte. Por la cual discurre el río Jerte, afluente del río Alagón, tributario a su vez del río Tajo, aprovechando el accidente tectónico de la falla de Plasencia. Está enclavada entre los montes de Tras la Sierra y la Sierra de Tormantos. Por lo que estas sierras superan los 1000 metros de altitud. Y en la parte más septentrional del valle se encuentra el pico más alto de Extremadura, el Torreón del Calvitero, con 2.401 metros de altitud.

Valle del Jerte.

El valle del Jerte ofrece numerosos y acogedores charcos donde nadar, fluir, flotar, o simplemente contemplar, al igual que las enérgicas gargantas: Los Papúos, Los Buitres, Las Nogaleas, La Puria, Las Rayuelas, La Serrá, Los Infiernos… En este artículo os voy a mostrar algunas de las maravillas que descubrí en un lugar tan mágico: la cascada del Caozo, la cascada de las Nogaledas, Los Pilones (en la Garganta de los Infiernos), la garganta de los Hoyos, la garganta de los Papúos y la explosión del cerezo en flor. Espero que os guste.

Cascada del Caozo.

Perteneciente a la localidad de Valdastillas, a esta espectacular caída de agua se puede acceder caminado. Y, si eres de los que gusta llegar con el coche hasta arriba, el asfalto te deja muy cerca. En la carretera entre Valdastillas y Piornal, en una curva cerrada con un cruce bien indicado tomaremos el carril hacia Navaconcejo (unos 600 metros). Y aparcando junto a la carretera sólo nos quedará caminar unos 100 m. hasta la base del Caozo. Para aquellos que viajen en autocaravanas o autobuses tendrían que aparcar el vehículo en los alrededores del cruce. Y hacer andando los 600 metros que faltan para llegar a la cascada. Para los que optamos por ir caminando, la ruta desde Valdastillas es de 7 kilómetros, una senda circular, muy sencilla, que transcurre por un camino señalizado con colores verde y blanco, el sendero SL-CC 32.

Valle del Jerte.

Cuando llegas allí lo primero que te sorprende, antes de apreciar en toda su majestuosidad la cascada, es la horrorosa pasarela de acceso a la misma. Realizada en hierro y nada acorde al paisaje que la rodea. Pero te olvidas inmediatamente de este mamotreto cuando escuchas la sinfonía del agua cayendo por la pared. De granito, pulido por el paso del tiempo y las aguas, que se precipitan más de 30 metros, cubriendo de blanco la roca. Un lugar frecuentado y accesible en un entorno mágico entre grandes ejemplares de robles, fresnos y alisos que no podemos dejar de conocer y admirar. Todo el mundo puede llegar hasta allí. De los pocos tan accesibles que hay por el valle del Jerte.

Valle del Jerte. Turismo inclusivo.
Valle del Jerte.

Realmente he tenido suerte porque este año está siendo muy lluvioso y la cascada va bien cargada de agua. Hace un par de años me pasé en el mes de julio y caía un pequeño chorro apenas visible, estando el curso del río prácticamente seco. Nada que ver.

Si eres de los más intrépidos puedes acceder a la parte de arriba de la cascada por un estrecho camino, accesible pero peligroso en el caso de que el terreno esté mojado. Mucho cuidado porque también el musgo puede hacer de cada pisada una práctica de patinaje, con su respectivo peligro de caer de bruces.

La aventura puede terminar aquí o seguir la Garganta del Bonal hasta que nos apetezca. Entre un paisaje asombroso que maravilla más a medida que avanzamos.

Cuando estemos cansados podemos dar por finalizada nuestra ruta y volver por el mismo camino a nuestro vehículo. La jornada, sin duda, habrá merecido la pena. Me despido, como siempre, con el vídeo de esta mañana tan espectacular, espero que os guste.

Las Nogaledas.

Navaconcejo me espera esta mañana soleada, totalmente diferente a la jornada en la cascada del Caozo. Una luz inmensa que enaltece todavía más estos espectaculares paisajes.

Valle del Jerte.

La ruta de las Nogaledas es un auténtico espectáculo para la vista. Las cascadas son de gran tamaño y con una fuerte caída, con varios brazos. La vegetación, formada por robles y alisos entre laderas de cerezo. Este recorrido es una de las joyas naturales más bonitas del valle del Jerte. La ruta es muy fácil, de apenas 5 km., está bien marcada y trazada, con pasarelas y escaleras naturales que la hacen muy cómoda.

Esta preciosa ruta de senderismo es de recorrido circular, de dificultad baja, poco más de cuatro kilómetros, y una duración estimada de hora y media en su versión más sencilla. Se inicia en el pueblo de Navaconcejo, donde tras atravesar el puente de piedra que cruza el río Jerte, por un sendero se dirige hasta la desembocadura de la garganta. Desde el principio te internas en unos parajes de frondosa vegetación, donde encuentras chopos, alisos y fresnos a orillas de la garganta.

Camino por un sendero perfectamente señalizado, sin pérdida. Con alguna zona de mayor pendiente. Y en este primer tramo me voy encontrando hasta cuatro cascadas con unas espectaculares caídas de agua. Tras superar la cuarta cascada, llego a una pista forestal, y a los pocos metros, justo al cruzar la garganta, a la derecha tienes la opción de subir hasta una quinta cascada. Opción que yo desisto de hacer puesto que es la primera ruta un poco complicada que hago desde que tengo la parálisis facial y con el equilibrio afectado me da miedo seguir subiendo (si hubiera traído un par de bastones lo hubiera conseguido, para la próxima).

La vuelta puede ser por donde hemos subido o por una pista forestal que nos lleva hasta Navaconcejo. Donde podremos disfrutar de la gastronomía del valle en cualquiera de sus numerosos restaurantes. Y en época del cerezo en flor disfrutaremos doblemente con las vistas del entorno totalmente blancas. Una explosión de alegría para los sentidos que harán de esta jornada un día inolvidable. Después de las fotos os dejo la peli de esta ruta, os gustará.

Los Pilones (Garganta de los Infiernos).

Una nueva jornada amanece y diariodeandar visita otra de las joyas del valle del Jerte. Esta mañana me adentro en la Garganta de los Infiernos para llegar a una zona realmente preciosa.

Valle del Jerte.

Esta ruta tiene dos posibilidades: ruta a Los Pilones (lineal, 3 km ida, marcas verdes y blancas) o desde los Pilones continuar y hacer una ruta circular «Ruta de la Garganta de los Infiernos» señalizada en amarillas y blancas, de la red de senderos de la Reserva Natural. Nos conducirán a través de los espectaculares paisajes de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos pasando por los lugares más emblemáticos. Decido hacer la ruta corta porque está lloviznando y hay pronóstico de tormenta, prefiero no arriesgar. 

Parto del Centro de Interpretación de la fauna y flora de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos. Donde podremos informarnos previamente para saborear mejor el recorrido. Asciendo entre robles hasta el mirador del Chorrero de la Virgen, y llego al famoso paraje de los Pilones. Reconocido como una de las zonas de baño naturales más bonita del país. Hasta aquí habremos hecho 3 km, que se pueden deshacer si queremos hacer sólo una ruta lineal visitando este icónico lugar.

Si el valle del Jerte es un jardín de cerezos y agua cristalina, el paraje de Los Pilones es el templo donde el agua ha labrado una escultura de pilas, bocines, formas lobuladas que se transfiguran con el cambio de luz. Cada pilón tiene su chorrera espumosa que lo llena de burbujas y lo anida al pilón anterior. Disfrutar del baño en verano recorriendo sus pilones y toboganes, acompañados por libélulas y truchas invisibles se convierte en un gozo infantil y un singular privilegio que te garantiza un día apasionante.

Delante mío se encuentran las denominadas Marmitas del Gigante. El resultado del efecto que ha producido la caída tumultuosa del agua sobre las rocas de granito. Se conoce como Los Pilones a un tramo concreto donde se extiende un bloque de granito, y donde las aguas a lo largo de millones de años han ido labrando unas fosas naturales, que son las citadas marmitas.

En la actualidad aquí encuentras un paraje con una sucesión de piscinas naturales que son muy concurridas durante los calurosos rigores del verano. Estas marmitas se han creado por la acción erosiva de pequeños fragmentos de piedras que quedan atrapados en las fosas. Y por los remolinos que realizan un movimiento circular que va erosionando las rocas.

De nuevo nos encontramos ante una maravilla de la naturaleza, que en este valle no deja de sorprendernos vayamos hacia el punto cardinal que vayamos. Termino dejando la peli que hice de esta magnífica jornada, habrá que volver en verano para pegarse un buen chapuzón y descender este tramo.

Garganta de los Hoyos.

Una nueva jornada, esta mañana, gris como la anterior, acometo dos espectaculares rutas: la de los Hoyos y la de los Papúos. Muy cerquita una de la otra y de fácil acceso desde el pueblo de Jerte. La primera a la izquierda según subes desde el pueblo y la segunda a la derecha.

Valle del Jerte.

La Garganta de los Hoyos es una piscina natural situada en el valle del Jerte. Aquí podrás disfrutar de una agradable baño o ir a la aventura y hacer barranquismo. Pero siempre con mucho cuidado, lamentablemente no hace mucho se produjo un grave accidente en el que fallecieron 4 miembros de una misma familia. Ojo cuando vayamos a sitios que desconocemos y que llevan mucha agua, como es el caso.

Un recorrido singular y accesible por el cauce de la Garganta de los Hoyos, afluente de la Garganta de los Papúos. Fácil, sin ninguna complicación pero que debemos extremar la precaución al límite, sin hacer locuras. Para estar descansados y hacer la otra garganta sin desfallecer. Pero entre una y otra, visita los restaurantes de Jerte, no te decepcionarán.

Por último, la peli de esta primera parte de la jornada:

Garganta de los Papúos.

Para terminar con la parte acuática del valle ahora os voy a describir la ruta de la Garganta de los Papúos. La verdad que nunca había oído hablar de ella y me pareció espectacular, de una belleza increíble. El paseo es precioso, siempre a la vera del río y sin dificultad alguna. Recomendable para todas las edades, no os va a decepcionar.

El sendero SL-CC 34, marcado con señales verdes y blancas, comienza en un pequeño puente sobre la propia Garganta de los Papúos. En la parte alta de la localidad, junto a un punto de información turística. Nos lleva por una pista al principio encementada en continuo ascenso por el bosque de alisos. Tras cruzar la garganta, entre cerezales y robledales y algunos castaños, remontando valle arriba. Después de 2 kilómetros, sale de los robles dejando la pista y tomando un sendero a la izquierda entre helechos. Hasta llegar al puente donde la  ruta finaliza para volver por el mismo camino. Siendo un sitio ideal para refrescarse en verano  y donde podemos disfrutar de unas preciosas vistas del encajonamiento de la Garganta de los Infiernos en la Sierra de Tormantos, enfrente.

Junto a la Garganta de los Infiernos, la Garganta o Barranco de los Papúos es la más espectacular de entre todas las existentes en el Valle del jerte extremeño. Se ha convertido en una de las preferidas para desarrollar actividades cómo el barranquismo o el rapel entre los amantes de la aventura en todo el centro peninsular por varios motivos:

  • Se trata de una garganta completamente equipada para el desarrollo de estas actividades.
  • Uno de los mejores lugares para practicar barranquismo cerca de Madrid.
  • Cuenta con cascadas de más de 30 metros ideales para rapelar.
  • Incluida en la RED NATURA 2000 (Red Ecológica Europea de áreas de Conservación de la Biodiversidad), lo que demuestra el área de gran riqueza natural del que se trata.
Valle del Jerte.

Cerezo en flor.

Comencé este artículo, muy arriba, muy arriba, hablando de la floración de los cerezos en el valle del Jerte. Y termino con algunas imágenes de este espectáculo de la naturaleza.

Valle del Jerte.

Lo ideal para ver la floración es hacer un recorrido por todos los pueblos que componen el valle del Jerte, así se puede disfrutar de diferentes perspectivas. Pero hay que tener en cuenta que, normalmente, no florecen todos los cerezos a la vez, sino que primero florecen los que están en las zonas más bajas, a menor altitud. A medida que van pasando los días van floreciendo los cerezos del resto de zonas, acabando con la floración de las zonas más frías o de mayor altitud. Yo estuve en Navaconcejo, la parte más baja del valle, aunque llegué hasta Tornavacas por si acaso, pero en la zona alta todavía no había florecido ningún cerezo. Hay que tener en cuenta que la semana pasada cayó una gran nevada que hizo mucho daño a estos árboles.

Una de las cosas que más asombra y atrae al visitante es el más de un millón y medio de cerezos en flor. Éstos ofrecen durante estos días un espectáculo difícilmente comparable. Ya que se une a la peculiaridad de este valle, uno de los más originales que existen y que ha sido modelado en terrazas para adecuarlo al cultivo de las cerezas, el gran manto blanco que lo cubre. Y la hospitalidad de sus habitantes que acogen y muestran sus mejores galas y tesoros a todos aquellos que lo visitan. Queriéndoles hacer partícipes de la ilusión y la alegría que sienten por la llegada de la primavera.

Quienes se acerquen al norte de Cáceres por estas fechas sin duda alguna disfrutarán de una maravilla incomparable en toda España. Aconsejo bajar desde el puerto de Tornavacas, visitando los once pueblos del valle y llegar hasta Plasencia. La ruta habrá merecido la pena. Aquí os dejo una pequeña peli del cerezo en flor, poco todavía pese a las fechas en las que estamos. Disfrutad y espero que vengáis por el valle.

Me despido de esta maravilla de la naturaleza que es el valle del Jerte con una imagen. Una imagen que puede captar en Navaconcejo cuando regresaba a Cáceres. El arco iris que salió a modo de despedida. Para decirme hasta luego. Muy pronto nos veremos.

Valle del Jerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.